Ir al contenido principal

LA CADENA

Se había arreglado para la cita más deseada de sus últimos 20 años y estaba a punto de irse, y claro, no podía imaginar que un clavo terminaría amargando su día. Cuando se estaba poniendo el abrigo vio por el rabillo del ojo que una punta de un clavo sobresalía de la bolsa de basura. Y Laura Especie es de las que no pueden conciliar el sueño si ve el mínimo desorden a su alrededor, por ejemplo la rendijilla de un armario mal cerrado. Así que pensó que hacer un transvase de una bolsa de basura a otra nueva, no le llevaría ni un minuto...

Nada más agarrarla se le rompió y desparramó su contenido por el suelo. En el suelo se desesperó al ver que restos de remolacha habían calado su tarima color hueso. Pero más se desesperó cuando vio una foto suya, que horas antes había roto (por sentirse fea), impregnada de restos de restos que ella misma había desechado para los restos. Su cara había cambiado y se había convertido en lo que no era aunque lo parecía. Al tratar de cogerla y no salpicarse sufrió un calambre en la pierna que la impulsó hasta la pared. Se topó con su cuadro favorito. Un retrato de Napoleón Huerto, su primo bailarín y jardinero adicto a fotografiar soportales. Lo tiró, al caer se desparramó sobre la remolacha.

No quiso desesperarse, aún con ilusión por la cita, y dejó el abrigo para concentrarse mejor en el desaguisado. Pero cayó en el terror cuando el perchero sucumbió al peso de un abrigo ligero. Y con esta nueva acción el recibidor de su menudo y diáfano piso se convirtió en un caos insoportable. Rompió a llorar desconsoladamente y se entregó al destrozo. La cita desapareció como las manchas con la lejía. No había quedado con nadie, sino con ella misma para celebrar su amor propio. Pero poco a poco el odio iba apoderándose de su ser. Y finalmente decidió desaparecer. Lo tiró todo, y se encerró en el baño. Y allí se clavó una chincheta que surgió del sueño infantil de ponérsela bajo el culo de Teresa, su compañera de clase. Un mal día.

Comentarios

labertolutxi ha dicho que…
A mí todo esto me pasa pero en sueños.
Afortunadamente y de momento, en la vida real todavía controlo más los imprevistos.
Juana ha dicho que…
¡Qué horror! la pesadilla de los paranoicos del orden y la limpieza .... como yo .... menos mal que solo sucede en los sueños ....

Nota: Me reconforta que alguien más sueñe esas cosas, gracias por contarlo claudia.
Anónimo ha dicho que…
Qué gran descripción que deja ver perfectamente los despropósitos de un día cualquiera. Me he reído mucho a pesar del drama de la remolacha :))

A veces uno queda consigo mismo y acaba sentado sobre una chincheta…frente a uno mismo. En este tipo de citas siempre se cuela alguien que no estaba invitado, pero que estaba.

isa

(Me siento tan identificada con lo de la chincheta… Yo siempre quise romper unas gafas de un pisotón. Hasta que rompí las mías sin querer)
La Zapateta ha dicho que…
Todo empezó por un clavo, y sí, caeré en la frase hecha de "un clavo quita a otro clavo" para recomendar a Laura que la próxima vez que se de autocalabazas se enrolle corriendo consigo misma y se deje de basuras.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Se perdió en/por los detalles.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...