Ir al contenido principal

EN DIRECTO

¿Cómo llevas tener una cámara todo el día grabándote?
Tú viste a tu madre o a los médicos nada más nacer, yo vi un objetivo. Estoy acostumbrado
¿Hay algo que no hayamos visto de ti en la tele?
Lo que pienso
¿Nos puedes contar algún pensamiento?
Ahora mismo me pregunto: ¿Cómo puedes vivir sin una cámara delante?
Porque a mí, la cámara no me quiere, por eso estoy detrás y hago preguntas
¿Y todas las preguntas que haces a los demás alguna vez te las haces a ti?

¿Y?
Cambio de tema
¿Contigo mismo?
Sí. Pero sigamos con la entrevista porque tu jefe me ha dado 5 minutos...
Dispara
¿Viste El Show de Truman?
Sí, me visteis cómo la veía
Ya, pero es que yo no puedo verte 24h al día... ¿Qué te pareció la peli?
Una ficción. Mi vida es real.
¿Real?
Totalmente, todo lo que ves es real. Mis cenas, mis esputos, mis intenciones. Puedes ver mis gestos en 3D, desde la cámara que quieras, desconectar cuando voy al baño. Perdí la virginidad en directo. Cuestioné a mis padres en prime time. Me operaron de fimosis en mitad del mensaje navideño del Rey... Y aunque lo emitieron por Internet, arrasamos. Anoté mi primer sueño en la moleskine un lunes a las 3 de la mañana mientras los Lakers se cepillaban a los Celtics. Me licencié en Magisterio durante un Madrid - Barça. Y mis pensamientos en alto os los lleváis los espectadores por lo bajo... ¡Todo es real! Creo que se acabó el tiempo...

Eso me indica tu jefe... Un placer ¿Quieres añadir algo?
No. Gracias por tu tiempo.

La entrevista no tuvo casi audiencia, pero Gustavo Tremen, volvió a su periódico con la sensación de haber sido examinado por todo el mundo, incluso sus difuntos parecían haber sintonizado con él aquel día. Sin embargo, fue la mirada de Ramiro Adjunto, la que más le había tocado; sobre todo, porque vio claro que algo importante tenían en común. Así que desde ese día empezó a grabar sus pensamientos para después revisarlos.

Comentarios

isa ha dicho que…
Pensar en diferido o escribir o 'abrirse las venas en público', que he leído hace poco.

Pensar, grabar, revisar..para volver a pensar sobre lo pensado. Buf.
Tremen, ¿te hace una conversación espontánea con una mirinda y sin grabadora?.
Mercè Estruç Faig Clic ha dicho que…
grabar para perpetuar?
Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
La humanidad ha intentado perpetuar desde su origen. Nuestra propia existencia es un perpetuación. Lo que hay hoy es más medios, y más desconcierto también, que complican la propia existencia y la realidad y lo recordado y lo grabado y lo imaginado y lo pintado y lo esculpido y lo
y lo ylo ylo ... ylo ...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e