Ir al contenido principal

INVENTOS, RANURAS Y OBSESIÓN

Benigno Espabila lleva trabajando 10 años en el invento, asegura, del siglo. Lo dejó todo por meterse de lleno en el diseño y desarrollo de su criatura. Diez años de obsesión sin tregua, de dedicación exclusiva y de renuncia al resto. Porque el resto, afirma, será parte recuperable cuando finalice el proceso.

Y todo por una noche de especial movimiento intestino-cerebral. En aquella madrugada se le llegaron a juntar 120 ideas + dos deseos en la cabeza, al ritmo de gases como púas. Y no podía levantarse... Se sentía incapaz de salir de su sueño. Necesitaba tanto cada hora de descanso como las tostadas que daban forma a sus inicios diarios. Pero esa noche lo cambió todo. El día siguiente fue una pesadilla. Estaba seguro de que se acordaría, si no de todas, sí de casi todas las ideas y deseos surgidos sobre la cama.

Se equivocó y comenzó la obsesión.

El invento es un software especial, gelatinoso pero firme, que se implanta en el cerebro y reproduce y graba (en texto, sonido o vídeo) cada idea, cada sueño que aparezca por la cabeza en el periodo seleccionado. Lo único incómodo será acostumbrarse al puerto USB, cuya ranura asomaría por la sien (normalmente derecha, pero se podrá elegir). A través de éste se conectará al mundo con un disco externo donde se almacenaría la información.

Le quedan unos retoques y estará listo en un par de días... Benigno es feliz. Y no sabe, que su fiel amigo Simón Revés, aunque algo abandonado por el invento, le quiere y ha ido grabando -en memoria orgánica y en vídeo- lo que Espabila se ha ido perdiendo de la vida por estar encerrado una década. ¡Seguiremos informando!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Simón Revés, ese si que es un invento, abriendo a su amigo el mundo exterior mientras él trabaja para sacarse el interior.
isa ha dicho que…
Ayer me detuve en esta frase: “A veces el pensamiento parece tener que abrirse camino por incontables barreras hasta proponerse y ser escuchado”. Y como no, hoy me encuentro este post.

El apoyo de Simón en forma de contexto resulta necesario, porque después de 10 años, es probable que Espabila aparezca con ideas que consiguieron concretar otros hace mucho. Con deseos más que apagados. Aunque con la ilusión intacta, parece. Y eso es bonito.
Juana ha dicho que…
¿Y si no quiere recobrar nada? .... ¿y si se queda colgado cuando le conectan el "pincho"? .... seguiremos pendientes, que esto se pone interesante.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e