Ir al contenido principal

CON GRESO O SIN ÉL

Con Greso se hace el Parlamento. Con esa premisa David Greso vive día a día su día a día. Y eso que lo suyo es alejarse de consensos y vivir en un sueño de individualidad. Y eso que nadie le ha consultado nada. Y eso que tiene algo que no tiene nadie más... Una palabra envidiable que pone de acuerdo tanto a antagónicos como a falsos colegas; a compañeros como a rivales; a charlatanes como cautelosos... A todos.

Greso no tiene espejos porque no se soporta, prefiere intuirse a través del reflejo que obtiene de su tostadora. No es consciente del cajón de verbos que posee, de la colección de adjetivos que guarda, de su capacidad para conjugar vidas ajenas en un hemiciclo. Y además le produce una enorme frustración no serlo (consciente), porque por no poder... no puede ni ponerse de acuerdo consigo mismo cuando una parte de él, decide ir a su bola.

Lo ha intentado todo, desde pensar en ello hablando con la "ti" hasta debatir él solo, haciendo el pino apoyado en la pared que más detesta de su piso diáfano. Todo se contradice cuando consigue el consenso entre los demás. Sólo quiere regar su individualidad, su egoísmo positivo. Además los gases le matan y los retortijones golpean su capacidad de elección. El presidente del Parlamento le ha rogado y él ha negado... El país se rompe.

Comentarios

grp ha dicho que…
Tras lectura rápida porque estoy pero no estoy:

¿fingió los erasmus??, jajajaja!!.

'se intuye a través del reflejo de la tostadora', qué bueno, me encanta!!.

Volveré con tiempo para taparme con esas fundas y pasearme por Greso, que presiento que está lleno de matices interesantes.
dsesena ha dicho que…
No está mal el recorrido que has hecho... y además me has dado una idea: Érase una vez un hemiciclo donde se fingían los Erasmus...

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.