Ir al contenido principal

EL CHARCO

No sabe cómo ha llegado hasta ahí, pero el botellazo en la cabeza se lo ha llevado y esa rosa en la solapa no se la ha puesto él solo... Así que tiene por delante un buen rato para reconstruír los hechos. Siente cierto ahogo. De lo único que se acuerda a priori es de su enemigo Juliani metiéndole el dedo en la herida; pero sin recordar de qué herida se trata. Sólo sabe que le hacía daño con las palabras. Un daño similar al de una patada limpia en los huevos.

Empieza a caminar y nota que el traje que lleva le viene pequeño. Después cae en que no es suyo. Tampoco los zapatos. La cartera está llena de identidades falsas y dinero de otro país... ¡Libras egipcias! En su muñeca hay dos pulseras de goma que no ha visto jamás y en su anular un anillo de coco que nada tiene que ver con él... ¿Pero quién soy yo? Se pregunta. Entonces se da cuenta de que tiene más rato aún por delante, porque no sabe ni quién es.

Sigue caminando y a medida que cuenta los pasos se pierde más. ¿Hacia dónde tiro? No hay destino en su cabeza. Se la toca... Se peina y se siente extraño con tanto pelo. Se mira los huevos y nota algo extraño. No hay huevos. ¡Dioooos, qué pasa aquí! Grita. Es un cuerpo de mujer. Busca como loco un reflejo, pero nada le devuelve lo que busca. Se angustia, corre de un lado a otro, se tropieza con una piedra, cae a un charco... y se ahoga, pero no se llama Narciso. No tiene nombre y ha muerto sin él.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Trágica historia de un .... una .... que no se llama Narciso y, que el espejo le devuelve una imagen que desconoce, y que .... muere "sin nombre" .... ¿algún voluntario que le quiera dar su apellido? ....
luna ha dicho que…
El era un simple electricista, pero una noche tormentosa,
arreglando un poste de telégrafos, una fuerte descarga eléctrica
transformó todas las células de su organismo, y ahora...
cada vez que él se irrita, él es... "Rita la Cantaora". ¡JA! ¡JA!
....................lo siento......................no he podido evitar acordarme de esta cancion!!!.................................................
grp ha dicho que…
Inquietante ese charco que no refleja. Y ese ser perdido como...ya sabemos como qué.

Últimamente tengo la sensación de que tus posts terminan de una forma diferente y muy propia. Y me gusta mucho ese giro, ya sea cierto o imaginado.
Dani Seseña ha dicho que…
No es imaginario... Y lo mío me está costando. De hecho, ahora estoy dando otro que, me da la sensación, me va a llevar por un barranquillo. En breve, lo publico. Lo estoy terminando. Como siempre: GRACIAS

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e