Ir al contenido principal

EL HUECO

En eso estoy desde que lo vi ayer... En el hueco. Hasta entonces yo pensaba que sólo un terapueta tenía la capacidad de ahondar en los vacíos y resquicios ajenos. Pero he entendido que no. Que subimos y bajamos en un ascensor cada día; donde nos cruzamos con gente (compañeros, conocidos, listos en la sombra de los listillos, caraduras, gente maja, personas...). En mitad, a un lado o al otro estamos cada uno con nuestros huecos.

Y en un lugar por ahí, hay otros -que podríamos ser cualquiera- trabajando en esos vacíos, sólo detectados cuando se hacen explícitos, por ejemplo con una controversia propia; porque los huecos no tienen por qué estar vacíos, pueden contener restos... Una avería que avisa de que no queda más narices que colgar el cartel de no hay más remedio que reparar...

Está claro que revisar y reparar son dos verbos estrechamente ligados, pero ¿no convendría abrir un hueco entre ambos para alargar la distancia?

Comentarios

LuisGV ha dicho que…
Esto me recuerda a una historia de Neil Gaiman que transcurre en el Londres moderno y en la cual el peor monstruo, al que todos temen es "el hueco entre coche y anden"... mind the gap!
Dani Seseña ha dicho que…
Es que los huecos acojonan... Pero lo acojonante es que si sabes que tienes muchas posibilidades se 'sufrir' un hueco bajo tus pies, construyas encima un error explosivo.
BMW ha dicho que…
Yo soy bastante de huecos y no tanto de agujeros, que por estos se caen las cosas.

Hay que tener hueco para no ser demasiado compactos y evitar así el exceso de dolor tras un choque. Tener hueco para que las cosas fluyan y se muevan. Además de que el contorno de un hueco dice mucho de lo que hubo, hay y habrá.

Y cómo no, hay que dejar hueco para que quepa la duda.
Anónimo ha dicho que…
La verdad es que hay huecos y huecos. Unos feos y tenebrosos, pero otros..., bellamente adornados y decorados alrededor. A mi estos son los que más me gustan. Quizás porque soy hombre y naci de uno de ellos.
Pero si de ascensores se trata os contaré una historia que me contaron en una ocasión: los ascensores que suben y bajan vacíos, y abren sus puertas sin nadie dentro, los estan utilizando almas que suben y bajan del purgatorio. Si veis alguno que se abre, apartaros y ser amables porque nunca se sabe que alma puede cruzarse en tu camino.
Santiago Bonet ha dicho que…
Pues hablando de otro tipo de huecos, además de los del espacio físico (lugares) los hay en el espacio tiempo (momentos), vamos, ¡cuando tengas un hueco, hablamos".
Dani Seseña ha dicho que…
La duda, lo tenebroso, lo pendiente... El contorno. Está claro que el hueco del hueco campa a sus anchas, sin temor a las estrecheces.

Sigo trabajando en el hueco.
Candela Guevara ha dicho que…
Cuadadito con los 'huecos' que hay algunos que de grandes e insaciables se convierten en 'agujeros negros'
Dani Seseña ha dicho que…
Y ahí están, absorbiendo todo lo que pasa por sus alrededores. Pero bueno, en el caso de caer en ellos... siempre se puede pasar a un estado de mayor consciencia. Y eso es algo que no caerá en saco toro. Ya me entiendes. O no...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e