Ir al contenido principal

PERFUME REFUGIO

Por Anónimo Padre

No sé por qué lo hice, pero lo hice. Andaba despistado por el súper en busca de víveres para la semana siguiente cuando me encontré perdido del todo. Hallé refugio en el departamento de perfumes, dando por hecho que encontraría la fragancia protectora de mis padres. Necesitaba dos olores para sentirme protegido: Eau Jeune y 4711. Vamos, mi madre por un lado y mi padre por otro. Así la familia estaría al completo entre tanta incertidumbre.

El suelo temblaba y mi cabeza era la de un muñeco/perro que se mueve con las vibraciones. Busqué y busqué, pero sólo encontré una de las fragancias que firma Antonio Banderas. Desesperado por la necesidad de dar con una sensación que me cobijara en el pasado (cual yoqui desesperado por su dósis) cogí la primera muestra y me la eché por encima... Sin pensar en el fondo, ni mucho menos en las consecuencias.

¿Qué pasó? Que desperté de la gilipollez propia de un plumazo. Como si me hubieran inyectado una dosis brutal de adrenalina. No fue por el efecto milagroso de ese agua de colonia... Fue por el asqueroso olor que emanaba de su esencia... ¡Dios, qué asco! Tuve que frotarme la piel a lo bestia con jabón Lagarto y algo del Fairy para desprenderme de aquella peste... ¡Banderas, vigila a quién das tu nombre!

No sé por qué lo hice, repito, pero lo hice. Y ahora que estoy en la calle pisando suelo entre firme y potencialmente quebradizo, al mismo tiempo (y espacio); ahora que no me queda más remedio que mirar aquí y allá, adelante... Ahora que el único padre que hay aquí soy yo, sólo pienso en cobijar a mi hijo; que es quien reclama hoy en mi vida una esencia propia. Y la fórmula está en mis manos.

Comentarios

BMW ha dicho que…
De olores y padres, me ha venido a la cabeza y nunca mejor dicho, cuando de pequeña tenía piojos y me rociaban además de con Filvit con agua caliente y vinagre. Luego salía a jugar y los niños comentaban: huele a vinagre!!. Y yo disimulaba todo lo que podía y decía, pues yo no huelo nada....

Ay, pobre yo.
Candela Guevara ha dicho que…
Tu hijo al igual que el mío tendrá su propio aroma (seguramente a galleta María mojada en leche)y el nuestro cambiará para siempre. Para oler el pasado, cierra los ojos y respira hondo, no falla.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e