Ir al contenido principal

ENTRE REFLEXIÓN Y CAÑA: SUSHI Y PINTXOS

Y entre política y reflexiones de campaña vacías, propongo un receso... Una pausa gastronómica con encanto, que bien puede servir para disfrutar el CARA a CARA de mañana ... Hablo de un descubrimiento delicioso. Se llama Pintxos, Sushi y Cañas. Si os gusta la comida japonesa y lo probáis, experimentaréis una grata experiencia...
Y para colmo tiene BLOG: sushiparallevar.blogspot.com. Es un pequeño, muy pequeño, restaurante de Madrid, situado en la Calle Costa Rica. De casualidad, con nocturnidad y hambrecilla me rendí a su carta el pasado viernes. Y seguro que si no lo han hecho ya, también caerán los maestros de Cucharete.

Desde el principio llama la atención

Una gran puerta negra rústica de madera, flanqueada por unos paneles del mismo color, te dan la bienvenida. En el 'larguero' de este marco inigualable, y en naranja, unas letras típicamente euskaldunas proponen una receta nipona. La carta se puedes ver desde el exterior; y también desde la calle, unas ventanitas permiten cotillear el interior. Está muy bien pensado, se puede masticar la calidad con la vista, y los precios invitan: más o menos 20€ por persona.

En sus ‘fauces’ choca el reducido espacio, juraría que no son más de 30 metros cuadrados. Pero nada más sentarte, se olvida, porque son unas dimensiones muy bien distribuidas. Llega el dueño y chef, Jaime Finol, y te cuenta la carta aunque la tengas en las manos. Te recomienda y describe el qué y cómo de cada plato.
Por ejemplo te habla del Especial de Vieiras y Masago: Rollo mediano con arroz por fuera, queso philadelphia, aguacate, pepino y cebollino por dentro, con topping de vieiras templadas con masago y cebollinos; que se sirve cortado en 8 piezas y va acompañado de salsa de soja, jenjibre y wasabi. Todo está exquisito pero recomiendo con devoción el Especial de Tartar de Atún Tostado: Rollo mediano, pepino, aguacate, el queso philadelphia también, cebollino y raíz de bardana por dentro, y claro, topping de tartar de atún tostado. Una auténtica maravilla.

JAIME FINOL, DE VENEZUELA A ESPAÑA MIRANDO DE CERCA A JAPÓN
Me acerqué a él en pleno momento de trabajo extremo –se curra todos los platos- y le pregunté si podía hacerle algunas preguntas y una foto. Se quedó sorprendido, no sé qué pensó, pero pronto le aclaré que soy periodista, no inspector de nada, le hablé de mi blog y sonrió. El sábado quedamos. Me contó que es venezolano, aunque lleva muchos años ya en España. Es un artista... y como todo virtuoso, alguien antes ha potenciado sus cualidades. Sus maestros tienen nombre propio: Hideki Miyaki e Hiroo Miki. Incorporó lo aprendido y se lo trajo a nuestro país. Vinculado desde entonces a la alta cocina nipona dejó su huella en prestigiosos lugares como el Hotel de las Letras (Madrid). Un día paseaba por la calle Costa Rica, vio un local disponible y se lanzó. Ahora, independiente, nos propone su carta netamente japonesa... pero con un toque y sello tan personal y extraordinario que es mejor descubrirlo in situ.

Ah, por cierto, importante detalle: aunque el local se apellida cañas, os recomiendo que probéis el vino de la casa (es un Rioja, varietal... Garnacha y Tempranillo diría). Dicen los expertos que por ahí empieza un buen restaurante.

Y para terminar, si no quieres quedarte porque no te vas a perder el DEBATE, pero no puedes resistirte a degustar el sushi y los pintxos... ¡Te los puedes llevar a casa!. ¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Gracias por la mención! Tendremos que apuntarnos este sitio ;-)

Un saludo!

Cucharete

PD. A ver si algún día conseguimos méritos suficientes para formar parte de tus "Blogs que rompen".
Anónimo ha dicho que…
Seseña, no seas chotón y devuélveme el anonimato en tu lista de links. Me gusta el post de comida, pero deberías meter un poquillo de caña...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...