Ir al contenido principal

MONTO Y ME VOY... DE VUELTA AL COI

¿Queréis ver creatividad? ¿Os apetece daros un baño de ingenio? ¿Os gustaría ver cómo se hace un buen videoclip con un teléfono móvil? ¿Desde cuándo no percibes buen rollo en un trabajo? ¿Queréis conocer una de las cocinas de RTVE, del Pirulí? ¿Sabéis qué es el COI? Bueno, pues basta de tanta pregunta…

Lo que vais a ver si pincháis en el vídeo, que os paso en esta entrada, es un montaje realizado por parte del equipo del Centro de Operaciones de Informativos. Un homenaje a unos currantes con talento. Operadores, realizadores, e incluso plumillas (que aún no saben que pueden salir de la cabina)… Todos forman el COI.
Ese ente condenado a la extinción, lo que significa que a muchos tal fenómeno nos dejará en bolas. Casi cada día ellos nos ayudan a editar el conglomerado de imágenes, premontajes y sonidos (pilas de betacams formando una masa montañosa) que llevamos los redactores hasta sus equipos. Ese ente maltratado por la inevitable transición de lo analógico a lo digital. Ese ente del que salen montados muchos de los reportajes que luego veis en la tele.

Los “chicos” del COI son excelentes profesionales, excepcionales. Gente con la que da gusto trabajar. COMPAÑEROS que te alegran la mañana con sus propuestas a la hora de montar, de crear, de innovar. Y como muestra, en uno de sus ratos libres se han currado esta pieza que no han dudado en colgar en Youtube… Juzgad vosotros mismos. Quién sabe si de esta joyita que se han marcado, saldrá en un futuro una serie de televisión, un spin off para el mundo internetero o un argumento para construir algo interesante.

Un abrazo fuerte (en orden cronológico de montaje) a: Alberto, Carlos, Toñi, Raúl, Eugenio, Alma, Marta, Pedro y Fernando. Si me dejo a alguno o cambio algún nombre, pido perdón… los rayos catódicos y las frecuencias televisivas, en ocasiones, nublan la memoria. Pero sin acritud, eh! Este plumilla bloguero, os saluda.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Fantástico el mundillo interno de los medios de comunicación.
Anónimo ha dicho que…
Simplemente Gracias Dani!

Redactores como tú ,con tu educación y buen hacer, hacéis que nuestro trabajo sea más agradable.

Ya nos estamos planteando una segunda entrega, pero ésta grabada a las 14.55, en pleno caos pre-telediario. ¡Que no todo es fiesta!

Nos vemos en el COI

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...