Ir al contenido principal

¡IROMICINA COMPLEX, POR FAVOR!

Cuando uno vuelve a casa y se mete en el metro puede hacer dos cosas: utilizar el trayecto para llevarse el trabajo al hogar o distraerse como pueda. En este caso no fue difícil la segunda opción. Una chica francesa le contaba a un chico español (tendrían unos veinte y pico) lo mucho que le atraía España desde niña. Había estado un par de veces con sus padres, pero sin haber podido degustar bien el país. Él escuchaba atentamente, o lo aparentaba muy bien. Ella se expresaba que daba gusto. Hablaba de las ganas que tenía de conocer nuestro mapa en profundidad, sus museos, la gastronomía asturiana... quería recorrerse cada rincón de Madrid.
Lo que más gracia me hizo fue que aseguraba, la chica, que su mayor deseo era aprender a incorporar la ironía y el humor de aquí. Claro, la cosa no es fácil... Para empezar no sabía yo que teníamos humor e ironía con Denominación de Origen, pero parece que sí. Y después, ¿qué gracietas serán las más exportadas? Desde luego que los ingleses tienen un humor original, el de los chinos lo desconozco y el que viene de los USA nos llega desde niños por vena. En fin... Seguí escuchando.

Quería conocer por fin el Museo del Prado, el Musac, el CCCB, Cuenca... Tantas y tantas cosas, que no sabía cómo iba a poder con todo. Pero sin duda la chica estaba entusiasmadísima y eufórica con el hecho de estar en España. Un mes iba a durar su periplo. Él seguía escuchándola, pero sólo le oí decir: “¿Sí o qué?” o “Ya te digo”... Poco más. El caso es que aparentaba compartir el interés de ella. Y ella siguió hablando de cine... nuestro cine. Y fue aquí donde terminó nuestra historia. Al menos yo la terminé. Como iba diciendo, ella siguió con el celuloide factoría española. Empezó con Amenábar, siguió con Almodóvar, Bigas Luna, Fernández Armero... Me tenía impresionado. ¡El paradigma del anti-chovinismo galotípico. Una joya, vamos!

Claro... El problema fue cuando ya por fin él rompió el silencio. Ella daba por supuesto que él iba a acompañarla en su cabalgada ibérica. También me lo parecía a mí como espectador. El caso es que cuando le tocó intervenir, nuestro representante español en esta “película” dice: “Ya, todo eso está muy bien, pero es que mí lo que me gustan son las motos”.... No, no... No es que lo corte aquí, es que no dijo más.

*Las imágenes pertenecen a: lamemoriadelasolas.wordpress.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e