Ir al contenido principal

DEBATE EN CURVA

Torcieron en el sentido opuesto a la naturaleza de la curva -como él les indicó- y salieron volando por el precipicio para comenzar el debate. Marga Tenaz y Azucena Desagüe tenían tensión acumulada, cosas que nunca se habían dicho, amores y rencores tapados como el contenido de esa maleta a la que nos subimos y sobre la que saltamos para echar el cierre.

Recurrieron al método Gregorio Agujero porque sus amigos y amigas más auténticos se lo habían recomendado. Impone y presiona, pero sale todo, les aseguraban. ¡Míranos! Concluían todos. Y se señalaban entre ellos -de arriba abajo- para demostrar el resultado físico de extraer la porquería anquilosada de los interiores.

Apenas quedaban 20 metros de caída libre cuando Azucena se dio cuenta de que no tenía tiempo ni distancia para confesar que eran hermanas. Algo que siempre supo, pero una orden de sus padres de no decir jamás había podido con su necesidad de narrar. Y dicen que cuando algo así ocurre, es decir, que no hay espacio ni tiempo para encajar una idea, un hecho o palabra, el método no funciona.

Ambos jarrones chinos llenos de ceniza extraviada y estampados florales a base de... base laqueada adornan la chimenea de Quicio Pestaña, padre de ambas y párroco de una ermita sin feligreses. En la curva sólo queda una horquilla de Marga, clavada en la base de una señal confusa.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Tengo, tras leer el relato, una sensación confusa, por un lado me siento como "por fin" .... pero por otro siento una ligera angustia de "¡vaya, la liamos" ....
isa ha dicho que…
¿Los amigos auténticos te empujan al precipicio?, puede ser, pero lo que me queda claro es que puestos a saltar, hay que hacerlo desde más arriba. Me quedo pensando en ello bien agarrada a la silla.

Y qué impacto final!, esa horquilla que marca una señal confusa y ese párroco (qué gran nombre, por cierto) entre jarrones.
grp ha dicho que…
recordando a Mr. Vértigo

Entradas populares de este blog

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

En tela de juicio bajo tierra

Me echan monedas... ¡hasta billetes de 10 y 50€! Voy arreglado, sólo estoy algo mareado y sentado en el suelo del metro por no poder sostenerme en pie. Soy abogado , pero no puedo pararles y decirles que no necesito su dinero. No me sale la voz. Estoy preso  en este pasillo... Bloqueado, encerrado y cubierto por aquella tela de juicio que usaba mi padre para tejer el amor hacia mi madre, la gran fiscal en estado permanente (somos 15 hermanos). La superficie de mi maletín tumbado se ha deprimido por la gravedad del dinero... Y no para de hundirse. Yo, mientras tanto, sigo sin saber qué razón inmaterial me impide levantar la cabeza y erguirme como Dios siempre me indicó. Empiezo a detestar el sonido del dinero, la caridad... No puedo defenderme de este ataque absurdo. No sé si me miran mientras tiran su circulante. ¡Nos sabéis lo que llevo en el maletín, desgraciados, no lo sabéis! ¡Con estos papeles sabríais lo fácil que me resultaría hundir vuestros culos en la miseria. Por fin co