Ir al contenido principal

VIAJE AL MUNDO ANVERSO

Le dijo "Tres con las que saques" y ella, muy flamenca, respondió saliendo por peteneras. Después se marchó a la francesa. Ni él, ni el resto de los amigos se enteraron de que Luisa Montefalto había volado. Así lo narra Tristán Ciruela cada vez que se reúne con sus amigos -una vez cada tres meses- en la Taberna del Tío Fausto. ¡Por ella! Brindan y terminan la noche con la última amargura de alguno de ellos, que suele emerger paralela al primer rayo de sol.

Pero Tristán va a romper el círculo y nadie de sus amigos (ni siquiera el Tío Fausto, el mayor y mejor conocido del que nadie pueda presumir) conocen sus intenciones. Se marcha, Tristán ha decidido viajar en sentido anverso a la cara del mundo. Pero justo antes de tomar la decisión definitiva, se toma un respiro, un te y la justicia por su mano... Es entonces cuando aparece ella, que nada tenía que ver con él.

Ella, Luisa Montefalto, era parte de la bandera que unía a un círculo de amigos. Un lema, una idea, cabeza de una ideología que nunca tomó forma más allá de la Taberna del Tío Fausto. Y ahora se presenta ante él; por haber tomado un respiro, un te y la justicia por su mano. Tristán deslumbrado se enamora perdidamente y se van juntos a recorrer el anverso de un mundo inverso que ellos nunca cataron.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Con el tiempo igual acaban juntándose todos en torno a ella en quién sabe que parte del mundo.
isa ha dicho que…
Preciosa historia esta de tabernas y flamencas que vuelan aunque nunca muy alto ni muy lejos, por lo que parece. Y mientras, me imagino que la otra cara del mundo sigue su ritmo, no sin alguna amargura de esas “que suele emerger paralela al primer rayo de sol”.

Brindo por esos instantes de deslumbramiento, claro que sí.
álvaro apellido ha dicho que…
Tus comentarios, Isa, son parte imprescindible en este blog. Sinceramente yo nunca escribo, pero leo cada día lo que Daniel nos cuenta. Y siempre entro de nuevo para ver la prolongación de la historia, que siempre sigue con tu comentario.

En tus palabras hay reflexión, creatividad, sinceridad, ausencia de apariencias y ganas de estar. Gracias Isa y gracias Daniel por mantener este estadio sin fútbol, pero lleno de sueños, pesadillas y narraciones imposibles.

Un abrazo desde la red.

Álvaro Apellido
Juana ha dicho que…
Se unen, se desunen, aparecen desaparecen .... una eterna danza que intersecciona el mundo que vemos a un mundo que no vemos .... el reverso es lo que tiene, que parece un sueño.
isa ha dicho que…
Muchas gracias por esas palabras que hoy me señalan, Álvaro. Hace tiempo que alguien me presentó a un tal Mr. Vértigo, y desde entonces no me canso de leer, disfrutar y comentar todo lo que en este extraño espacio ocurre.

Aunque la capacidad de enredar, sugerir, atrapar, hacer reir y emocionar, es 'culpa' de Dani y su PF, no hay duda.

Y añado, narraciones imposibles sí, pero no por ello menos necesarias.

Un abrazo
álvaro apellido ha dicho que…
En cualquier caso es un placer leer ambas partes de las películas. Y tu blog, que acabo de descubrir por casualidad es un Inventario de genialidades tan ilimitado como este PF. A ver, cómo me las apaño ahora con tanto que leer.
Anónimo ha dicho que…
Estoy con el trasfondo de lo que dice álvaro. Este blog merece subir el nivel de los comentarios.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos