Ir al contenido principal

VIAJE AL MUNDO ANVERSO

Le dijo "Tres con las que saques" y ella, muy flamenca, respondió saliendo por peteneras. Después se marchó a la francesa. Ni él, ni el resto de los amigos se enteraron de que Luisa Montefalto había volado. Así lo narra Tristán Ciruela cada vez que se reúne con sus amigos -una vez cada tres meses- en la Taberna del Tío Fausto. ¡Por ella! Brindan y terminan la noche con la última amargura de alguno de ellos, que suele emerger paralela al primer rayo de sol.

Pero Tristán va a romper el círculo y nadie de sus amigos (ni siquiera el Tío Fausto, el mayor y mejor conocido del que nadie pueda presumir) conocen sus intenciones. Se marcha, Tristán ha decidido viajar en sentido anverso a la cara del mundo. Pero justo antes de tomar la decisión definitiva, se toma un respiro, un te y la justicia por su mano... Es entonces cuando aparece ella, que nada tenía que ver con él.

Ella, Luisa Montefalto, era parte de la bandera que unía a un círculo de amigos. Un lema, una idea, cabeza de una ideología que nunca tomó forma más allá de la Taberna del Tío Fausto. Y ahora se presenta ante él; por haber tomado un respiro, un te y la justicia por su mano. Tristán deslumbrado se enamora perdidamente y se van juntos a recorrer el anverso de un mundo inverso que ellos nunca cataron.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Con el tiempo igual acaban juntándose todos en torno a ella en quién sabe que parte del mundo.
isa ha dicho que…
Preciosa historia esta de tabernas y flamencas que vuelan aunque nunca muy alto ni muy lejos, por lo que parece. Y mientras, me imagino que la otra cara del mundo sigue su ritmo, no sin alguna amargura de esas “que suele emerger paralela al primer rayo de sol”.

Brindo por esos instantes de deslumbramiento, claro que sí.
álvaro apellido ha dicho que…
Tus comentarios, Isa, son parte imprescindible en este blog. Sinceramente yo nunca escribo, pero leo cada día lo que Daniel nos cuenta. Y siempre entro de nuevo para ver la prolongación de la historia, que siempre sigue con tu comentario.

En tus palabras hay reflexión, creatividad, sinceridad, ausencia de apariencias y ganas de estar. Gracias Isa y gracias Daniel por mantener este estadio sin fútbol, pero lleno de sueños, pesadillas y narraciones imposibles.

Un abrazo desde la red.

Álvaro Apellido
Juana ha dicho que…
Se unen, se desunen, aparecen desaparecen .... una eterna danza que intersecciona el mundo que vemos a un mundo que no vemos .... el reverso es lo que tiene, que parece un sueño.
isa ha dicho que…
Muchas gracias por esas palabras que hoy me señalan, Álvaro. Hace tiempo que alguien me presentó a un tal Mr. Vértigo, y desde entonces no me canso de leer, disfrutar y comentar todo lo que en este extraño espacio ocurre.

Aunque la capacidad de enredar, sugerir, atrapar, hacer reir y emocionar, es 'culpa' de Dani y su PF, no hay duda.

Y añado, narraciones imposibles sí, pero no por ello menos necesarias.

Un abrazo
álvaro apellido ha dicho que…
En cualquier caso es un placer leer ambas partes de las películas. Y tu blog, que acabo de descubrir por casualidad es un Inventario de genialidades tan ilimitado como este PF. A ver, cómo me las apaño ahora con tanto que leer.
Anónimo ha dicho que…
Estoy con el trasfondo de lo que dice álvaro. Este blog merece subir el nivel de los comentarios.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e