Ir al contenido principal

HASTA SIEMPRE, BIENVENIDO

Hasta siempre compañero. ¿Te vas? Me voy, ¿aún lo dudabas, eh? Bueno, ya sabes que siempre mantuve la esperanza. Pues es el momento. Lo sé. Dame un abrazo. Te voy a echar de menos. Sabes que no y si no lo sabes, haz por hacerlo. Vale. La verdad es que yo también te voy a echar de menos en muchos aspectos. ¿Y no podemos...? No, no podemos hacer nada, no insistas. Aquí nos separamos para siempre. Tú por ahí y yo por aquí.

¿Te acuerdas cuando casi nos congelamos en la puerta de tu casa? ¿Que si me acuerdo? Desde ese día nunca más volví a olvidar mis llaves en ninguna parte. Por cierto, toma... ¡Las llaves, no había caído! Lo sé, prefiero dártelas, no vaya a ser que me dé por volver a abrir esa puerta. Mejor, dámelas sí. Tantos años con ellas... Una vida. Una vida, sí. Y ahora... Ahora nos vamos.

Te deseo lo mejor, enano. Y yo a ti. ¿Sabes que me voy porque al final lo he entendido, verdad? Lo sé, sé que lo entiendes, porque yo lo llegué a entender. Entendemos que es inevitable. Sí, porque si siguiéramos por este camino ni tú serías tu y yo seguiría siendo yo y eso no es bueno para ti. Es parte del trato. Bueno, hay gente que sigue así toda la vida. Bueno, cada uno arrastra el ratón hasta donde le llegue la selección de su propio texto. Vaya metáfora más... No, sigas, ya me conoces.

Hasta siempre, compañero. Hasta siempre.

Comentarios

isa ha dicho que…
He recordado una lejana guerra de calcetines.

Feliz viaje sin llaves que pesan.

(y enhorabuena por el premio al mejor blog del día. Yo también te lo daría muchas veces, pero no tengo condecoraciones de esas!)
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Uys, lo primero, y abriendo comentarios, felicidades por ese premio que desconocía.
Una de las interpretaciones que se pasan por mi aún poco despejada cabeza es inquietante, pero no creo que sea la correcta.
Más centrado, me voy por la importancia de asumir las decisiones importantes y saber tomarlas en paz con uno mismo. ¿será?
Otra pieza de genialidad. Este es de los que me gustaron especialmente.
(Opinión peregrina de alguien sin ni idea)
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
PD: Ya vi lo del premio. No había revisado aun los coemntarios anteriores.
Juana ha dicho que…
Me gusta .... recorrimos un largo camino juntos, nos apoyamos, pero ahora toca irse, porque para crecer hay que separarse y seguir .... me ha parecido la metáfora de un nacimiento .... te deseo lo mejor enano .... siempre lo mejor.

Nota: Me gusta escribir aquí, me siento libre de expresarme como en sueños .... es un lugar mágico.
Me uno a la enhorabuena
grp ha dicho que…
Espero que ese hasta siempre sea sólo un hasta luego.. Definitivamente soy fan.
Dani Seseña ha dicho que…
Por supuesto, en breve, vuelvo. Sin grupis no hay paraiso.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e