Ir al contenido principal

UNA VIDA

Nunca fue fácil. Tenían los elementos en contra, empezando por los suyos propios. Disponían de nada para tener algo entre los dos. Poseían una cosecha de prejuicios y una inexperiencia en sentimientos auténticos abrumadoras. Querían pero no podían, podían pero no terminaban de querer hasta que quisieron y eso fue desde el segundo momento; nunca desde el primero, el cual realmente no exisitió.

NOTA: Me pongo romanticón para advertir que para seguir leyendo este post, recomiendo enchufarse a este link e ir escuchando el tema que suena.

Giro y Silvina vivían juntos aunque tuvieran sus propios terrenos separados. Duró un mes, pero fue intensa la unión a toda distancia. Y a toda velocidad, con no menos intensidad estrecharon su amor con trabas y obstáculos porque sabían -sin tener ni idea- que el tiempo no soplaba, precisamente, a su favor. Es de lo más auténtico que conozco a mi alrededor. La sinceridad de una relación como la de Giro y Silvina. La apuesta por algo que no se ve, pero que se entiende.

Ahora me cuentan que están embarazados de tantos meses que han salido de cuentas. De hecho, han tenido una hija de nombre Bica que sabe cómo hacerles reír, llorar y saborear la esencia de ser padres. Y eso que no tenían muy claro si aún quedaba algo de hijos en ellos. Pero no. Lo único que queda es lo que han depositado en la habitación de Bica. Matices de infancia, felices encofrados de rabias inteligentemente contenidas para ser transformadas en jugo de evolución. Así son y hoy navegan juntos y además, en paralelo.

Comentarios

isa ha dicho que…
Es difícil escribir una vida en formato post, y también ser capaz de contar un amor escribiendo esa palabra una sola vez.

Y creo que lo realmente difícil e incluso doloroso a veces, es llegar a sentir y tener claro lo que significa ese ’auténtico’ para uno mismo.

(Y mi frase de hoy, la que siempre se queda dando vueltas en mi cabeza es… "Querían pero no podían, podían pero no terminaban de querer hasta que quisieron". Muy grande).
Juana ha dicho que…
Navegan juntos sin rumbo pero certeros, con un pasajero más que sonríe con sabiduría ....
Stultifer ha dicho que…
Estábamos dando un paseo y descubrimos tu blog. Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA correspondiente al lunes 29 de noviembre de 2010 en No sin mi cámara por los contenidos y matices. Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales desde Málaga.
Vamos, que nos ha gustado mucho y hemos querido acercarnos a ti.
Puedes colgar el Premio voluntariamente en tu blog.
Ya formas parte de la Orden del Stultifer de Oro.
Y si fotografías una escalera, mándala a edusiete@gmail.com y la publicamos inventándonos una historia.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e