Ir al contenido principal

ANACARDOS CONTRA EL RENCOR

Llevaba dos días con la patata caliente entre las manos y parte de los pies. A Jaime Pingajillo nadie le advirtió del riesgo que implicaba decir sí a Ramón Girasol. Éste le vendió una moto imposible. Pero Jaime es muy “echao p`lante” y en peores plazas ha lidiado. El reto: organizar en un día un evento para 3.000 personas para presentar en sociedad Anacardos Ruiseñor Lo mejor para aliviar el mal de rencor.

En su haber tenía una base de datos llena de deudas a su favor con forma de números de teléfonos; en su debe cientos de agujeros vacíos (valga la redundancia). Jaime es un tipo de recursos, de conejos estrafalarios en chistara vieja, de ases bajo manga. Nadie le apoyaba en esto. Sus compañeros habían volado hacía rato y la única voz que reverberaba en su mente era la de su jefe diciendo: “No es mi problema, resuélvelo; quiero repercusión mediática”.

Toma pan y moja. En fin, que el marrón era fino. Ramón Girasol es un personaje forrado de pasta, con no sé cuantas empresas en su poder y con un potencial fuera de lo común para liar a la gente. Justino Iglesia, el jefe de Jaime, se había sentado con Ramón horas antes en una mesa de reuniones. Asistió Jaime porque es el hombre de confianza; un resuelve marrones de última generación. Justino no veía la propuesta de Ramón por ningún lado (y eso que no contó ni la mitad de los detalles). Jaime dijo: Sí, podemos.

Conocidos los detalles, ahora estaba solo en esta cruzada mediaticopublicitaria. Justino había volado a algún sitio entre Cuenca y República de Uzbekistán para cerrar un par de acuerdos. Quemó el teléfono, llamó a todos sus conocidos para que llamasen a todos sus conocidos y que a la vez llamasen a todos sus conocidos. Por otro lado contactó con unos viejos amigos

Jaime es un tío muy querido por prácticamente todo el mundo. Sólo es odiado por Bruno Metralleta (éste tiene un post a parte, el clásico trepa). Así que tiró de agenda para convocar a los amigos que fueron compañeros en etapas anteriores por medios de comunicación (incluye tele, radio, internet…). Todo organizado. Le costó pero lo consiguió. Es una máquina, ya dije.

Los Anacardos Ruiseñor triunfaron. Pero no por el evento en sí. No, los anacardos triunfaron porque uno de los famosos (muy famoso) invitado (por un caché de 30.000 euros) al tinglado publicitario la lió. Fue el encargado de presentar el producto contra el rencor. Pero olvidó el texto escrito por Jaime y en su lugar cogió –por error y no sabemos cómo- la trascripción de una conversación entre otro famoso (muy famoso) con otra famosa (muy famosa) que el novio famoso (famosísimo) de la famosa había conseguido en la memoria del messenger de ella.

Como el pregonero iba bastante bolinga y con mucha cocaína encima, lo leyó de cabo a rabo sin prestar ninguna atención. Nadie se enteraba. Pero la prensa lo pilló al vuelo y el photocall (expositor) diseñado para Anacardos Ruiseñor estaba presidiendo la escena. Tengo entendido que está exportando anacardos a EE.UU., China y Bután. que montaban carpas para fiestas universitarias, que a su vez localizaron al resto de los agentes necesarios para poner en marcha la infraestructura.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estoy con los tres comentaristas anteriores: Muy bueno.
Ya he comprado anacardos Ruiseñor y se me ha aliviado el rencor.
Anónimo ha dicho que…
Hola, soy la Srta. Piganjilla (digámoslo así)Mi vida está llena de Anacardos Ruiseñor y de todo tipo de 'ricas cotufas'o lo que es lo mismo clientes imposibles que nos caen a las agencias de comunicación. También podría considerarse que mi jefes se apellidan Iglesias, Mezquitas y algunas veces incluso Catedrales. De Sres. Metralleta, pues también voy servidita. La verdad, es que no sé de qué me quejo, con lo divertido que es este mundillo. Jajaja (risa histérica)
Anónimo ha dicho que…
Jajaja,voy a comprar 10 bolsas de Anacardos Ruiseñor aunque no me alivien el rencor
Silvia MV. ha dicho que…
Nunca un anacardo dió para tanto.

Increible!!
copifate ha dicho que…
Mi amigo Anacardo Zapateta se ha comprado una raqueta
es el amo de la pista
y al stress pierde de vista

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…