Ir al contenido principal

FLORIANO: EL ALETEO DE UNA CHINA

Sin ánimo de lucro le dijo que no quería ofender… Pero al dar la vuelta tan bruscamente y con la palabra de respuesta en la boca echó a caminar aprisa hacia su Jaguar negro. Entonces, Diego le dio una patada –de pura rabia- al suelo. Pilló una china (pequeña piedra), ésta salió despedida a gran distancia…

Floriano, que presenció la escena y venía de seguir el recorrido de un bostezo desde el día anterior partiendo del metro de Puerto del Ángel hasta aquí (Pinar de Chamartín), se enganchó con la china y dejó que el bostezo siguiera su curso. La china, por tanto, cayó en la cabeza de un marroquí que trapicheaba con un madrileño. Floriano se frenó en seco y dejó que cayera la piedra por su propio peso…

El marroquí, cabreado por el golpe, le pegó otra patada y volvió a volar. Floriano echó a correr tras ella. Rebotó en el asfalto y llegó a una bolsa de patatas vacía. Floriano descansó. Observaba a la china. Su juego (adicción) consiste en no alterar el proceso natural de un recorrido. Pasaron dos horas hasta que Rodolfo el barrendero se llevó la bolsa. La piedrecilla rodó y un coche la atrapó en uno de sus neumáticos.

¡Mierda! Gritó Floriano. Pero el vicio le obligó a seguir la trazada. Cogió un taxi. ¡Siga a ese coche! Uno, dos y hasta 10 kilómetros recorrieron. Finalmente, ya en Vicálvaro, el coche aparcó. Floriano pagó y dejó el taxi. Leyó la situación y entendió que iba a ser difícil que la china escapara por medios naturales. Pensó con picardía… Tres horas después, cuando regresó el conductor, Floriano le avisó de que una piedra podría pincharle una rueda si seguía atrapada en su neumático. La quitó.

Ayer, paseando por una calle cualquiera me encontré a Floriano. Le había crecido la barba, estaba muy sucio, parecía un mendigo. Llevaba 1 año observando una casa. Sin moverse del sitio. Le pregunté y me contó que su china estaba entre el hormigón armado de la finca. ¡Ánimo! No se me ocurrió otra cosa que decirle. Pero hablé con unos chavales que jugaban cerca…

…Uno de ellos, a unos 5 metros de Floriano, lanzó una canica despacio, casi al ralentí, a ras de suelo. Rodó y rodó… Floriano abandonó la casa. Estaba liberado. O no.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Imagino que Floriano habrá vuelto a cuidar su imagen, en un descanso de la canica en algún lavabo público. Lo que no quiero ni imaginar es a Floriano, dejado de la mano del diós jabón, sentado en el salón de mi casa. ¿Por qué digo esto?... Mi hija juega con canicas y el otro día se encontró una cerca de casa... no vimos a nadie cerca, pero esta noche me ha parecido que no estábamos solos.
Anónimo ha dicho que…
¡¡¡Genial Floriano el trayectoadicto!!!! Enhorabuena por la criatura.Por unos momentos he olvidado a Casimiro.
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e