Ir al contenido principal

ENTRE PERIODISMO Y CHARCUTERÍAS

Cuando eres periodista, bloguero, del Atlético de Madrid y miembro de Cámara Abierta 2.0 tienes dos opciones: dar gracias todos los días y/o no separar los pies de la tierra para evitar el riesgo de caer de bocas… No tanto por lo del Atleti –un vicio adquirido que provoca espasmos espontáneos-, sino por pertenecer a este pequeño paraíso llamado La2.

En estos tiempos tan críticos, son varios los amigos y conocidos de la profesión que están sin curro. Personas que valen su peso en oro, plata y broce; y cuya capacidad de trabajo supera lo racionalmente concebido por el universo laboral. Me transmiten su envidia “sana” e “insana” –qué más da- por mi situación. Sé perfectamente qué significa ser un obstáculo en las cuentas de correos ajenas, un nombre “incómodo” en el display de cualquier móvil, un holograma de impotencia en la mente de los demás… Y tantas metáforas e inconvenientes más.

Es más, me siento más cerca de ese sentimiento, de esa realidad que de la actual. No es una pose dialéctica ni un tópico, es auténtico. Si algo se aprende con los años -trabajados en televisión y en otros medios- es que todo es tan volátil como el estreno de una serie. De pronto está consolidada en la parrilla, como en la cuerda floja; o sencillamente no pasa del segundo día de emisión. Decía Woody Allen, en Desmontando a Harry, que la frase más anhelada actualmente por él es: “Es benigno”. Pues su equivalente –neurótico- en televisión sería algo así como: “Nos renuevan la próxima temporada”.

El reloj sigue marcando las horas, la crisis campando a sus anchas y las decisiones sobre el futuro de ‘los plumillas’ (coloquialmente periodistas) corriendo por cuentas ajenas. Uno día estás aquí y otro: pensando en la opción de la charcutería como destino laboral. Da igual lo que hagas, porque como no entres en los esquemas de otro (con poder de decisión), adiós, goodbye, von voyage… ¿Conclusión? ¡Pincha con ganas aquí!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio:
Te entiendo,normalmente nuestro destino,casi siempre,(al laboral me refiero),no depende de nosotros,siempre hay alguien,que tiene en sus manos el devenir de nuestro quehacer laboral.
Creo que en esas,nos vemos la mayoria....Un saludo
Anónimo ha dicho que…
A quien pueda interesar:
me gustaría, como regalo de cumpleaños, una cámara de esas que dices, Dani, que hacen radiografías contradictorias.
Pasarse por este blog es tan bueno como ver "La vida de Brian" para superar malos momentos y malas rachas.
Eva
Anónimo ha dicho que…
Yo soy uno de esos parados, y del atleti... No te lo vas a creer TSETSEÑA, pero hoy tenía comiendo a medio metro al mismísimo Mariano RJY y no me he peído ni he soltado exabruptos violentos ¿A que voy mejorando con los años? Para los cincuenta como con cubiertos, lo juro.
Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Es que es muy difícil vivir del cuento...

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos