Ir al contenido principal

PUÑETEROS

Lo reconozco: soy un adicto, perdón, un yonki –mejor dicho- de Herederos… Sólo me falta enchufarme por vena la serie. Vi el primer capítulo porque sabía que si Pablo Tébar (guionista y coautor) estaba detrás, no podía defraudar. Y en efecto, no defraudó. A mí al menos; aunque no pasó la prueba de El Descodificador (entonces publicado en El Mundo). Aún así, no me enganché en el primero ni en el segundo capítulo… Fue a lo largo de la primera temporada. Un día me vi atrapado sin saber muy bien por qué.

La serie tiene todo lo que tiene que tener para consolidarse y triunfar. Personajes nada maniqueos, llenos de matices, con sus maldades y sus virtudes; tramas complejas que funcionan como una maraña en la que se ve implicado hasta el último figurante; giros inteligentes y unos actores que –en su mayoría- crecen y mejoran como el mejor vino. Y no es poco en estos tiempos en los que las series duran menos que un entrenador en los primeros años de Gil y Gil en el Atleti.

Una familia millonaria, inicialmente vinculada al mundo taurino; drogas, malos rollos, secuestros, suicidios, puñaladas, sexo y algunos personajes nómadas (Carmen Elías) capaces de comer la moral (dicho suavemente) hasta la mismísima e invulnerable Carmen Orozco (Concha Velasco); una familia millonaria… Finalmente desvinculada de los toros y del originario mundo rural. Insisto, lo tiene todo.

Sólo puedo decir que el capítulo del martes, se salieron. Seguramente no fue el mejor, pero sí un gran y evolucionado eslabón dentro de esta cadena que debería –desde ya- cambiar de título para convertirse en: PUÑETEROS. Fue el paradigma de “siempre las cosas pueden ir a peor”; un escaparate de sufridores por verdugos, verdugos que antes fueron mártires; un estanque negro de venganzas imposibles y traumas que rebrotan gracias a una tragedia presente: el –supuesto- suicidio de Vero (Lidia Navarro). Vamos, un arsenal de miserias en clave de suspense y acción que no deja un segundo de respiro. Vamos, que soy un PUÑETERO adicto.
-------------
PD.: Quien quiera engancharse o reengancharse, puede hacerlo pinchando aquí.
PD2.: Y para quien quiera una sobredosis de las buenas... que pinche aquí y se adentre en La verdadera historia de Carmen Orozco (Roberto Villar).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

A mi hay sólo una cosa que me falla en esta nueva entrega, y es que llevábamos demasiados capítulos con Julia con cara de acelga. A mi modo de entender, esa trama ha rozado la prolongación innecesaria de un mal (pero de magnífico share) culebrón. La muerte de Vero, la celebro por la misma razón. No puedo soportar tanto tiempo tanta "mustiez" en el rostro. Espero que Lidia Navarro triunfe como Doña Inés, que por eso la han matado. Respecto a todo lo demás, me parece de las mejores series que se han hecho, y dejar abierta la trama con lo de la foto de la niña me parece genial, aunque todos sepamos ya quién es esa niña.
Nacho Hevia ha dicho que…
Tengo amigos que sí, que están engachados a esta serie... Yo, como desde hace tiempo no tengo televisión...pues eso... Las veo por internet...pero me inclino más por otro tipo de series: A dos metros bajo tierra (lo mejor en series que se ha hecho nunca), Dime que me quieres, Oz, True Blood (la nueva serie de Alan Ball!!! genial), Aída...
Sin embargo, dejo que mis amigos me hablen de Herederos...jejeje ;)
copifate ha dicho que…
No puedo decir nada de ella. Con Sardá aprendí que la mejor postura con algo que no te gusta de tv es no ver nada, no tener opinión, ignorar su existencia. Lo aplico sistematicamente al 95% de la programación y en ese porcentaje entra "Puñeteros".
Como me fío de Daniel Seseña y de Zapateta veré un capítulo. Presumo de averiguar con 1/2 minuto de imagenes si una peli me va a gustar; aunque sea buena. Los viejunos somos muy nuestros. Razonaré mi opinión para quien tenga interés en saberla.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…