Ir al contenido principal

POR EL TÚNEL 2.0 DEL ASPAVIENTO

Estaba haciendo la cola de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos), se me había pasado el plazo ordinario (en todos los sentidos) y la hora menos punta… así que no me quedaba más remedio que esperar con la calefacción al máximo. Unos se impacientaban, otros apagaban el motor y yo… intentando conectarme a Internet con el móvil; me han dejado uno de esos que lo tienen casi todo. Pero nada, imposible.

Así que como tenía tiempo y ganas de postear, agarré un kleenex especial para coches, un viejo boli bic que llevo siempre en la guantera y empecé a dar a aliento a la punta para cargar tintas. En Radio 3, Juan de Pablos amenizaba con el universo SKAToots & The Maytals, The Specials, Mandess… De pronto pasaron cinco turismos al túnel y avancé unos metros. Observé de lejos cómo un señor con mono azul dedicaba unos aspavientos (entiendo que codificados) a un conductor… seguí escribiendo.

De pronto caí en que había olvidado esa mañana comprar mi cuarto de queso de cabra. El móvil, ya no sin internet, ahora encima se quedaba sin cobertura. El conductor que hacía cola delante de mí se bajó para estirar las piernas, pensé, pero nada más lejos de la realidad. Puso los pies en el asfalto y se pudo a practicar claqué. Como su baile no cuadraba con la música que llevaba puesta, la quité. Bajé la ventanilla, aun a riesgo de pelarme de frío, y escuché el sonido que salía de su coche. Creo que era uno de los temas de la peli Cotton Club (Francis Ford Coppola, 1984).

Avanzaron tres coches más y el tipo del mono azul aumentó su ratio de aspavientos. Que curiosamente cuadraban, ahora sí, con la música SKA; en concreto con Bed & Breakfstman (Madness). Me reía y seguía escribiendo. Cuando llegó mi turno, los aspavientos se convirtieron en órdenes castrenses. Sé conducir y manejar el instrumental del vehículo, pero no he hecho la mili y nunca me ha detenido la policía…. Así que aquellas órdenes del operario de la ITV me producían un desasosiego brutal.

Me ordenaba que pusiera un intermitente y yo pisaba el freno, me ordenaba conectar las luces cortas y me saltaba el limpiaparabrisas… ¡Qué presión! Se me acercó y me dijo –más suave- que me calmara, que yo no había hecho nada malo… Al final me relajé, pasé la inspección y todos amigos.

Hoy, blogueando y googleando me encuentro con la bitácora de un tipo que practica aspavientos automovilísticos y recopila anécdotas de conductores nerviosos. Sigo leyendo y me descubro retratado y caricaturizado entres sus páginas; también al del claqué y otro más que al parecer tuvo que abandonar el túnel de inspección por apretones de última hora

¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Como sabes buscarme las cosquillas con lo del Ska,granuja,sabes que me tienes rendido con esas tres letras,que son las letras que estaria pagando toda la vida.
Yo he pasado muchas ITV,por mi trabajo,pues debo cambiar de coche digamos más frecuentemente que los demás.
Como poco habré pasado unas 8 ITV,en los 22 años más o menos de carnet de conducir.Un saludo.
PD. La canción,de "Bed and Breakfast Man",hera uno de los temas que tocabamos en mi grupo,bueno,ese y otro tema más de los Madness,"Our House"
Re..PD..Lo de "granuja" hera en plan cariñoso,espero no te haya molestado.
David Holguín ha dicho que…
Me alegré verte por Cáceres y escuchar tu charla. Te esperamos pronto.

Un abrazo

David Santos
www.13rosas.blogspot.com
David Holguín ha dicho que…
Te enlazo a mis blogueros favoritos

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos