Ir al contenido principal

ARCHIVOS ÚNICOS... Y A 'PARES'

Le pese a quien le pese estamos en tiempos de catarsis colectiva… unos tratando de recuperar la memoria histórica y otros haciendo la vista gorda. Pero hay realidades que no se pueden tapar y en este país todavía tenemos mucha tierra que remover. No quiero ni profundizar ni entrar en detalles que seguramente se me escapen; pero sí aplaudir la iniciativa online del Ministerio de Cultura llamada Pares.

Se trata de un proyecto “destinado a la difusión en Internet del Patrimonio Histórico Documental Español conservado en su red de centros”. Precisamente hoy entrevisto -gracias a que César Vallejo me pasó el tema- para Cámara Abierta a Alfonso Dávila, Director del Archivo General de la Administración (AGA). El resultado lo podréis ver el martes en el programa, que se completará con otro reportaje de mi compañera Nuria Verde, quien ha entrevistado a Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Volviendo a Pares… os recomiendo un viaje por sus páginas y documentos. No tiene desperdicio. En el Archivo Rojo, por ejemplo, tienes acceso total a imágenes y documentos impresionantes “enterrados” hasta la fecha. Fotos de guerra, calles bombardeadas, la retaguardia, carteles, propaganda, escenas de dolor, heridos y muertos por aviación y artillería… Algunas conmueven, otras estremecen, muchas te hacen llorar. Ambos bandos reflejados y civiles perdidos.

Otra de las joyas es el catálogo con miles de imágenes de los carteles de la Guerra Civil. Todos los que quieras y más… De un lado y de otro, en catalán, en castellano, en euskera. Una exposición gratis y a tu disposición. Litografías, soflamas y pasquines que hablan de una época; que merece la pena recordar para poder olvidar.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Viví mis primeros 31 años bajo una dictadura ridícula y sanguinaria. Da vergüenza mirar atrás. No se trata de perseguir a nadie ya, pero si de depurar conceptos. Aquello fue, en el mejor de los casos, una gran estafa. El capricho de un sátrapa ridículo rodeado de corruptos enriqueciéndose todos a costa de una población a la que se aplastó política e intelectualmente hasta llevar a su convencimiento el que no estaba capacitada para gobernarse por sí misma. El instrumento para llegar a esa degradación fue el terror, el miedo.
¡Claro que hay mucho que remover!
Anónimo ha dicho que…
Hola,
Con las multas a los comerciantes en el barrio de Sans en Barcelona por los organismos de la ‘normalización’ de la Generalitat ha surgido este vídeo, es una tragicomedia digna de verse.

Os recomiendo la visión de CASABLANCA de LLOBREGAT, dedicado especialmente a los que apoyan el CAC (centro de multas por rotular en castellano y cerrar emisoras por criticar las políticas del tripartit) y en especialmente a los que están por todo lo contrario.

CASABLANCA de LLOBREGAT vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=mEQShmIO2vI

(Unir en una línea si sale el enlace cortado).o buscar por google o youtube

Es genial. Gracias por verlo y también por su difusión

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa