Ir al contenido principal

UNA PAREJA CON MIGA

Venía de comerse un buen plato de migas extremeñas. Un manjar que si uno tiene el placer de degustar de la mano de un profeta de su tierra, se reconciliará con la vida. Javier es un sibarita, sabe qué, dónde, cómo y cuándo saborear los placeres que nos ofrece el entorno. Había quedado con Matilda, con quien había iniciado días antes una prometedora relación.

Se tomó una sal de frutas, ya que al no dejar resto alguno en el plato, su organismo le pedía un empujoncito. Un paseo de una hora después estaba listo para deleitarse con la 3ª cita. En Matilda había encontrado lo que su misoginia adquirida en los últimos años le había impedido descubrir en las mujeres. Incapaz de comprometerse con ninguna de ellas, mitad culpa ajena mitad culpa de su aguerrido infante interior, no pasaba del año en una relación.

Algo había cambiado en él, pero no lograba identificarlo. Sentía como si una puerta se le hubiera abierto, dando paso a un mundo propio lleno de ganas de dar y no tanto de recibir. El egoísmo y egocentrismo tan arraigados parecían haber mermado en los últimos tiempos. Estaba listo para entregarse. Matilda, aunque más reservada que Javier, parecía compartir intenciones y emociones.

Caminar sin mirar atrás. Eso hicieron durante los primeros 500 metros. Un buen paseo entre asfalto y hojas amarillentas secas. De la mano, abrazados, separados, joviales, con una sonrisa perenne e idiota en sus caras no dejaban de poner un pie delante del otro. Llegaron al restaurante japonés y se pasaron la velada intercambiando inquietudes. Ya en casa de Matilda comenzaron –y no pararon hasta bien entrada la madrugada- de retozar.

Han pasado 20 años, Matilda y Javier siguen juntos. Son felices y siguen caminando. Eso sí, miran mucho hacia atrás, sin miedo. Y saludan a lo que tienen por delante. Han conquistado su tiempo, con todo lo que implica. No son invulnerables ni están alejados del peligro que ofrece la misma vida, pero conviven y comen juntos siempre que pueden. De hecho ahora, mientras escribo estas líneas, puedo observar cómo se están poniendo ciegos a base platos extremeños. ¡Tiene miga la cosa!

Salud!

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Las migas están riquísimas...compartidas más! y si siguen gustando tras 20 años... es que la receta funciona... felicidades por ellos!
Anónimo ha dicho que…
Me gustan las migas compartidas con quien más te importa, así saben mucho mejor. También me gusta el sabor de un trago de sal de frutas cuando tienes un 'atasco'monumental, ojalá hubiese sales para todo. Pero lo que más me gusta es mirar sin miedo hacia atrás y si hay algo del futuro que me da vértigo, tener una mano cerca que me sujete.20 años es poco, no? Por lo menos 40.
Anónimo ha dicho que…
Se me ha olvidado decir que lo que más me gusta de la semana, es compartir la noche de los martes, viendo PUÑETEROS, eso me encanta!!!
copifate ha dicho que…
Hacer buenas migas es sinónimo de amistad. No se el origen, quizás sea un juego de palabras, hacer amigos. ¿Alguién lo sabe?
Necesito a Poyos.
Anónimo ha dicho que…
Juan: A poyos y a yuda también les va el rollo de compartir migas... con miga. La amistad es su salsa y mejor acompañante.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e