Ir al contenido principal

ENTRE ÁNIMOS Y ÁNIMAS ANÓNIMAS


Os lo mostré hace unos días… Rezaba “Ánimo” y era una austera pintada en la pared de alguna calle céntrica de Madrid. Me la enviaba el comentarista apodado “La Zapateta”; hoy, siguiendo su estela socio-emocional, “Copifate” (otro seguidor fiel de este blog) me envía la joya fotográfica que podéis ver pegada en el presente post.

También ha sido ‘disparada’ en Madrid, por el centro. Y como podéis observar está llena de –cómo llamarlos- ¿iconos, mensajes, señales, argumentos? Es salvaje, cínica, irónica, conmovedora, brutal. Y de fondo un renglón que dice: “Ánimo”. Insisto y sumo: el pegador freudiano y ahora el repartidor de ánimo... Rober, Jesús, La Zapateta y Copifate.

Gracias a los primeros por plasmar su huella llena de contenidos en la misma ciudad que pisan; y a los segundos por dar más sentido –si cabe- a ese periodismo involuntario, participativo y/o ciudadano. A tiempo de crisis, buenas son fotos.

Salud!

Comentarios

David Holguín ha dicho que…
Los pobres en crisis piden limosna y los ricos banqueros piden socorro. Dos puntos de vistas muy diferentes.

Saludos!
Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

He pasado por ahí para ver la realidad de la foto de Copifate. He visto a ese hombre. Estaba de pie, pidiendo. Me acerqué a la pintada de Ánimo muy sigiloso porque justo debajo del cartel estaban sus únicas pertenencias, y no quería que pensase que iba a "quitarle nada". No sé si has leído "La Carretera" de McCarthy, una novela brutal sobre el amor padre-hijo y la superviviencia en un escenario futurible de caos nuclear; lo digo porque si el indigente hubiese sido algún personaje de la novela, me hubiese degollado ahí mismo. Recomiendo a todos la novela...
copifate ha dicho que…
Pensar que hay quien está pensando dónde pegar la efigie de Freud de modo que adquiera sentido y una vez decidido elegir el momento y luego seguramente observar disimuladamente el posible efecto que provoca. Que otro va eligiendo dónde escribir su mensaje de "ánimo", naturalmente de forma anónima. Que podemos ser cualquiera de nosotros, o lo que es más probable y más interesante, ninguno. Nosotros cerramos el círculo que ellos comienzan. Como los artistas, lanzan su mensaje y el espectador lo recoge.
No me gustan los grafiteros, me parecen invasores,gregarios, vanidosos, y espantosos en su arte y carentes de total originalidad. Nuestros artistas misteriosos son sutiles y profundos.
(El título de hoy es, una vez más, muy bueno.)
EichSan ha dicho que…
jajaja
muy buena foto
sauldos desde aqui hasta alla
xD

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e