Ir al contenido principal

CINHEMATOMA

Lo encontré entre los motores de búsqueda de ayer: "restaurar cinexín". Inmediatamente me piré de golpe a la infancia, donde logré proyectar momentos memorables. Es increíble lo que dos palabras ajenas pueden llegar a remover. Dos palabras tecleadas por alguien, a saber desde dónde; un tipo o una tipa en las antípodas de mi IP o quién sabe si Don Ramiro, el vecino de abajo. Porque aquí, lo que importa no son los recuerdos que me vinieron a la cabeza (esos ya me los guardo para, mí como materia prima susceptible de ser transformada en argumento de Periodismo Ficción), sino el hecho en sí.

¿El efecto mariposa? ¿El estornudo alemán y el contagio europeo? Un ser traduce una inquietud al lenguaje universal de las búsquedas en Google y termina en este blog; concretamente en el post titulado Momento cinexín. Seguramente ni lo leyó, obcecado en reparar su máquina de los recuerdos. Es posible que se encontrara con otra película incompatible con su proyector. Pero la mía circuló por las bobinas a sus anchas, a veces en blanco y negro y otras veces en color y pixelada... dependiendo de lo dulce o lo traumático del momento.

Y hoy me he levantado asumiéndome un poco más y entonando, más que nunca (no sé si por lo catártico del visionado y el cinhematoma posterior o porque hoy cumplo un día más de vida), el socrático e irónico "Sólo sé que no sé nada". Y sale con alivio. Y sin jactarme de mi propia ignorancia, siento la necesidad de reconocerla. ¡Mierda, que se me caen los muros de defensa!
--------------------------------------------

Comentarios

isa ha dicho que…
¡¡Qué bueno ese título!!. Es casi un micropost.

Una inquietud desconocida que se proyecta en un momento cinexín, que al caer produce un hematoma ajeno que nos dejas entrever en PF y que algo moverá (rebobinando o yendo hacia delante) en estas IPs desconocidas.

Para mi que el responsable es un estornudo, pero aquel lejano de un berberecho.
Anónimo ha dicho que…
Hoy me ha entrado el Ipod y no puedo parar... de escucharlo: Ravel, Rachmanninof, Chopin...y según escucho leo estos sugerentes post de Dani que siempre remueven: No está mal traer a Sócrates (no el de la canairiña) para para que nos recuerde que solo el sabio sabe cuánto ignora.
Anónimo de Calatayud
Juana ha dicho que…
Pues yo hoy me he acordado de ti, veréis, en un paso estrecho de mi hospital me he encontrado un tenedor metálico, y me preguntaba:
¿y esto de dónde ha salido? allí estaba, reflejándome en su metálica forma, si por este lugar no pasan carros de comida, y arriba de esa "estrechez" solo están los quirófanos y, he seguido pensando, seguro que Dani se inventaba una historia sobre él .... ¡que curioso!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...