Ir al contenido principal

PERLAS ENSANGRENTADAS... DE CASPA

Rojos de mierda, de qué os alegráis, la roja no es la vuestra. Qué hacéis aquí, iros a tomar por culo. Con la panda de maricones que hay por Madrid hoy y tenéis que venir aquí a ver un partido de hombres. Qué digo, rojos, ¡Rojas! Putas mariconas. Largaos ya, que no se os ha perdido nada en este sitio. Esto es una familia - ¿Sabéis qué es eso? - y en una familia sobráis. Lo vuestro no es familia. Es lo que tiene ser hijos de rameras y de otros maricones.

Con estas perlas, poéticas palabras, recibía un joven de cincuenta y pico, a tres chicos y una chica que quisieron alternar una fiesta (la de orgullo gay) con la otra, la de la victoria de España ante Paraguay. Este hombre con caspa, que olía a sudor y a puro barato, vestía de cuadros en comandita con los colores nacionales y una cadena de oro terminada en Cristo redentor. Y toda su tensión quedaba concentrada en un puño ocupado por el naipe (que no estampita) de la Macarena.

Los chicos venían envueltos en banderas arcoiris, rojigualdas y republicanas. Parecían venir con Lucy y sus diamantes... Estaban felices, emocionados por el juego de "la roja" y porque en el pueblo donde viven (Villa Rolón Nontranspira) no se les permite respirar por sus calles. Sólo pueden ser homosexuales una semana al año. Y fuera de la localidad.

Y cuando llegan a la explanada del Bernabéu se encuentran con la cálida bienvenida de este personaje. Lo que llama la atención es que con tanto jolgorio, colorido, músculos y camisetas caladas, lograra distinguir la homosexualidad de estos chicos. Se me ocurren algunas explicaciones, pero como yo soy un mero observador de las cosas que no pasan, me las ahorraré por obvias.

Finalmente
, con el pito del árbitro, el entusiasmo colectivo envolvió a todos en el mismo equipo. Los chicos, siguieron festejando y el personaje redentor se perdió en su propio vómito monocorde. El miércoles, más.

*La imagen viene del blog: josenegrete.com
------------

Comentarios

grp ha dicho que…
Poéticas palabras, es cierto. Pero me sobrepongo para mostrar mi admiración por ese "observador de las cosas que no pasan". Ole.
Ah, y lo de las 'reacciones' que aparece al final del post... se queda corto. Yo añadiría unas cuantas más. Para empezar un jajaja que casi siempre se cuela (por lo menos en mi pc)al leerte.
Dani Seseña ha dicho que…
Oído cocina! Ya está, GRP.
Juana ha dicho que…
Me quedo con "el entusiasmo colectivo envolvió a todos en el mismo equipo" que por ahora es lo que al final importa ....
isa ha dicho que…
Genial ese Villa Rolón que no deja que sus habitantes transpiren, tan necesario para no explotar.
Anónimo ha dicho que…
Entre entusiasmos compartidos por un colectivo y los poros necesariamiente abiertos... Este post es de los que terminan por empezar una y otra vez.
Peter Pantoja Santiago ha dicho que…
...DE SEGURO ESE PERSONAJE ES UN TANTO "religioso", Y AUNQUE RESPETO LA OPINION DE CADA QUIEN Y SOY CREYENTE, SIGO DANDOLE LA RAZON A MAHATMA GANDHI CUANDO DECIA QUE ALGUNOS RELIGIOSOS SON COMO LAS PIEDRAS DEL RIO, MOJADITOS POR FUERA PERO SEQUECITOS POR DENTRO.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e