Ir al contenido principal

VECINAS PELIGROSAS

Decía que no quería protagonismo, pero cuando lo decía sólo pensaba (para dentro, como una hache aspirada) en ser el centro de atención. Aseguraba huir de los convencionalismos, pero no paraba de hacer chistes simplones. Certificaba que lo suyo eran los grados centígrados, pero en cuanto se alejaba hacia sí misma se revolcaba con el fuego de los fahrenheit. Le encantaba sermonear después de soltar su titular favorito: Es imposible caer bien a todo el mundo; pero estaba todo el día invirtiendo en falsas acciones bondadosas.

Antes de ayer paseaba en bici y cantaba a la vez cuando un niño la llamó gorda y fue entonces cuando salió el demonio que tanto había aspirado (como a las haches). No puedo reproducir sus palabras porque eran tan desproporcionadas que hasta la grabadora de voz del móvil de Kako (su vecino recopilador) se acojonó y no salía del stop. El niño, blanco, salió corriendo, llorando. Y ella, al verse triunfadora de una batalla más... sonrió; por supuesto porque no vio testigos y por tanto no había nadie a quien caer bien. Retomó su tarareo desafinado y siguió pedaleando.

Pepita me adora, le di un consejo para hacer mejor la "O" con un canuto y me regaló un prendedor precioso para el pelo. Romina me quiere tanto... Le pregunté por su hermano el insoportable, ahora hospitalizado por idiota, y no hace más que hablar bien de mí. Y así se puede pasar, intermitentemente durante horas. Dice que quiere pasar inadvertida, pero anuncia sus logros como puede. Hoy ha decidido callarse. Es la vecina del 3ªI y ayer dijo que se iba antes porque tenía invitados, pero Kako la ve cenando sola y hablando con alguien. Se llama Juliana Steekvlam (que en holandés significa "soplete").

*La foto viene del blog Isla Kokotero.
-----------------

Comentarios

Juana ha dicho que…
Historias para no dormir ¡que miedo! y seguro que va vestida de blanco
grp ha dicho que…
Sin florituras....¡TOMA YA!.
copifate ha dicho que…
Siento que se llame Juliana ser tan desagradable y conocido. Mi Juliana vivió al servicio de los que la queríamos menos que ella a nosotros. Y murió entre nosotros desapercibida. No sabía montar en bicicleta y su apellido no era soplete.
Me decía siempre que yo no fuera como los demás. Creo que la he traicionado.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Al final a todos los hipócritas se le ve el plumero.
copifate ha dicho que…
Esta entrada de hoy remueve. Mi Juliana no era la de la historia. La historia de hoy es muy buena. También tengo historias de terror recientes con vecinos que sí se parecen a la soplete. Yo mismo tengo algo de soplete.
Que me ha removido, vaya!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e