Ir al contenido principal

LA CARA B DE LA CARADURA

Pierde la cara, no sabe nada y decide autorrehacerse –si es que existe semejante verbo-. Es difícil de explicar, pero lo que le ha ocurrido a Sandra Buenatía no tiene nombre, ni verbo. Y lo dicho, ahora ha perdido la cara. No es que se le haya desgarrado la superficie facial del resto, es que la ha perdido de tanto echarla. Como el morro. Y eso que la tenía dura; la cara.

Su maestro de ceremonias, Mandrug Sovivido, siempre la acusó de no hacer nada, de ser una ignorante. De querer ignorar su propia ignorancia. Sandra tuvo un día sus propias dudas, pero se las sacó con la habilidad de un maestro de ceremonias que celebra fiestas ajenas y obtura sus miserias. Ahí empezaron a conectar sus desconexiones personales. Y ella a ejercer de vividora sin entender qué significa vivir.

Ahora ella ha perdido la cara. Sin rastro de su rostro que nadie sabe (ni contesta) dónde ha caído. Él, Mandrug vive muerto desde entonces. Sólo queda camino para autorrehacerse. Signifique lo que signifique, significado a significado, error tras error. Se trata, dice (aspirando) Buenatía, de subir peldaños para avanzar. Y en ello están, él por su cuenta y ceremonia, y ella tratando de separar caradura de cara b, para encontrar el álbum que unifique su vida.
-------------------------

Comentarios

isa ha dicho que…
Yo creo que hasta la cara más dura puede rayarse, como ese “ejercer de vividora sin entender qué significa vivir”, que suena a herida disimulada entre notas y ruido.

Y entre tanto ruido me pregunto yo que sonará en la cara A.

Genial esta vuelta de..disco
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Pues no estaría mal que muchas caraduras la perdieran, y si es Buenatía pues esperemos que tenga una segunda oportunidad y saque su mejor cara a la luz.
Juana ha dicho que…
Si se lo propone unificara su cara B con la correspondiente cara A, aveces uno encuentra la horma de su zapato aún cambiándose a menudo ....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e