Ir al contenido principal

PUTO FÚTBOL, BENDITO SEAS

¡Goooooooool! Una sóla vez ¿Para qué más? Un único tanto. Cuando todas las selecciones aterrizaron en España en 1982 yo tenía 10 años. Fue mi primer mundial como seguidor de "la roja". En 1978 tenía 6 años y la pasión por el fútbol aún no me había llegado. Desde entonces todos los gafes y complejos del mundo se incorporaron a la selección Española. Y yó los acaté como propios de una identidad. Pero ahora todo ese miedo, esos complejos, esa miseria copulativa, esos clubs exclusivos, esas élites... toda esa mierda se acabó.

Un gol de Puyol, otros tantos de Villa, el de Torres, lo propio de Iniesta, un equipazo, un trabajo inconmensurable de Zapatones y un golpe en la mesa de Don Vicente el Salmantino después... estamos en la final de un mundial. Sí, es un sueño, incluso para los que reducen todo a "11 pollas corriendo detrás de un balón". Es una ilusión infantil, permitida por el adulto y festejada por los dos. Es una emoción que todos celebramos. Somos como chavales jugando su primer partidillo.

Y el domingo 11 tenemos una cita con nuestros complejos. Todos puestos en un puto partido de fútbol. Por qué no, somos como chavales jugando su primer partidillo (bis). Y con la que está cayendo, qué más da soñar desde lo más básico sobre todas las cosas. Señores, señoras, es fútbol. El mismo deporte que me permitió soñar con que mi Atleti ganaba la UEFA (la antesala de la Champions) o con que Rafa (rebotando en el tenis) entraba en el club de los grandes... ¡Joder, brindemos por un respiro colectivo en este año que estamos pasando... Cantemos los goles que haga falta!

PD.: Una canción para la emoción: Mi enfermedad (Los Rodríguez)

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
A veces la "ilusión" mueve montañas, a mi que no suelo ver el fútbol ayer me hizo gustó que el pulpo no se confundiese, además amenazaron con comérselo si se equivocaba.
¡Enhorabuena a la selección! el domingo estaremos pendientes
capitán garfio ha dicho que…
es la forma de decir....YA ESTAMOS AQUÍ...!!!
quién nos hubiera dicho esto hace unos cuantos años..
por fin nos podemos comparar a cualquier otra selección del mundo...
estamos hartos de oir, la Alemania de tal, la Holanda de cual, el Brasil, la Argentina del rayas..jeje
ya esta bien y que pasemos a la historia con un mundial merecidísimo...¿¿¿porque quién hace el juego de españa?????

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e