Ir al contenido principal

IDENTIDAD SOMATIZADA

Por Siël So Yyo

Caí en la cuenta y del golpe recordé algo que había olvidado hacía tiempo. Recordar me agitó. Agitar me llevó a somatizar. El sarpullido tenía forma de gallipato. Con 12 años tuve un anfibio similar, pero lo ahogué sin querer el mismo día que murió mi primo Teruel. Aquel año fue un infierno. Mi tío Varsovia, que era mi padre, murió de un susto gratuito. Mi madrastra Bernarda, que era tía tercera, sufrió un colapso en el sieso; murió de golpe.

Sin querer bostecé, se me taponaron los oídos. No escuché los latidos de mi corazón. Empecé a temblar. Temblar me llevó a pensar en la versión oficial del accidente que mató a mis padres biológicos. Se me cayó, de los espasmos, el DNI al suelo. Se me nubló la vista justo por el lado de mis apellidos. Verme sin identidad me alteró. Volví a somatizar; pero esta vez... no era un anfibio sino una mangosta (similar al suricata, pero con más mala hostia). Aquel animal que me arrancó una idea el día que la tuve.

Llevo dos años sin cara, sin brazos, sin piernas, sin habla. Como el Tío Miserias, o como Johny pero sin fusil. Sólo oigo y escucho cuando puedo, pero no puedo comunicarme, no sé morse. He aprendido a observar sin sentir, a olvidar y dejar de respetarme. Sólo regreso cuando mi mujer me pregunta Por qué tienes esa cara, parece que vas a un entierro.

Entonces miro mi cuenta bancaria
y me pregunto por qué tengo tanto dinero si no sé qué hago con él. Mañana toca reunión con los japoneses y comida con los pesados del patrocinio, después me entregan un premio por... se me ha olvidado. Aunque el gallipato se ha ido sólo veo anfibios por todas partes, pero no puedo cogerlos, porque no tengo ni dedos ni sensibilidad para evitar que se resbalen.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Sapos, es lo que suele suceder, se vomitan sapos .... incluso a veces más cosas .... me recuerda a un viaje con ayahuasca.
Anónimo ha dicho que…
Desde esa genial primera frase todo comienza a resbalar y parece difícil de agarrar, pero el caso es que si te fijas puedes ver perfectamente el rastro que van dejando las palabras de Siël. Y también veo al gallipato, sí.

(ese “observar sin sufrir” me ha hecho pensar en Kurt, alguien a quién conocí brevemente).
Anónimo ha dicho que…
Hace poco, el personaje desnudaba con el ojo derecho a Mariana Virulé y la vestía con el izquierdo y ahora, al mirar el DNI caído se le nubla la vista por el lado de los apellidos. Si Don Luis levantara la cabeza sería amigo de Seseña, me refiero a D. Luis Carroll.
Fdo: el admirador asombrado a pleno sol.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Lo único que me quedó claro es que el tipo tiene pasta y no está conforme con su vida, aunque como no se le aclare un poco tampoco sé si será capaz de arreglarla.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e