Ir al contenido principal

...DONDE SIEMPRE SUENA JAZZ
Patrimonio de la unanimidad

Ver (sentir) Jazz en directo; caminar entre cientos de homeless; comer frente a Alcatraz; cantar con acento californiano Sweet Caroline en un pub irlandés, comprarte una gorra de los Cubs de Chicago (por qué, no lo sé); olvidar en qué día vives; saborear la filosofía cuántica de un drugstore; olvidar que un día dijiste jamás dirás nunca; remontar la Cuarta con Market y perderte por Charleston Road...

...Pisar suelo quebradizo; cruzar tu propio límite a través del Golden Gate; sentir que no eres nadie y brindar sin vino (desproporcionadamente caro) en el Tardich Grill por ello; caminar, pensar, padecer agujetas de párpados por no poder dejar de mirar ante tanta oferta visual; patearte Fillmore sin miedo a que termine el paseo...

...Comenzar por el final sin miedo al principio; jugar en el terreno de dobles morales sin mirar hacia abajo (por el vértigo que da lo digo); plantarte en la Universidad de Stanford y no morir en los intentos que no hiciste por ir más allá del título universitario; comprarte otra gorra de los Giants porque sí; morirte de frío tras pasar un calor terrible; y habitar en San Francisco, donde el cielo es siempre azul aunque amanezca siempre gris.

Y al final, volver a Madrid para no saber dónde terminas de estar. ¡Felices vacaciones!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Y hacernos sentir que estábamos allí, allí mismo ....
¡Felices vacaciones!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Felices vacaciones y como dijo alguien This Is America
Dani Seseña ha dicho que…
Lo mismo digo, queridos habituales!!
Anónimo ha dicho que…
Bienvenido!
Fdo.: Tapón
silvia ha dicho que…
Con esta reflexión parece que estamos allí...lo has descrito tan bien que te dan ganas de coger un vuelo y ver ese cielo...que siempre es azul!feliz vuelta a Madrid y ese cielo...
saludos!
Anónimo ha dicho que…
espero que esos parpados (transparentes, que dijo alguien) descansen para que a la vuelta nos sigas regalando ese impulso, esas ganas de mirar hacia lugares insospechados, donde hay de todo menos nada.

Entradas populares de este blog

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...