Ir al contenido principal

RECOLOCADA

Tiene el discurso torcido desde que Álvarez Cascos dimitió por la pata abajo. Antes era una persona con debilidad por las construcciones lingüísticas operativas entre personas. Amaba las palabras como a ella misma, que era mucho, pero desde la dimisión... Angustia Deriva, no da pie con bola y ha estrechado su relación con las palabras que nunca pronunció. Por ejemplo, emplea mierda en lugar de carne; caos por amistad; zozobra por victoria; porno en vez de sed; puta por rastrojo... Y ateo donde antes estaba el cielo.

No conocía al político personalmente. Ni siquiera era uno de sus favoritos, pero aquel plante, aquella voz, sus gestos la llevaron a invertirse. Reza en la taza del váter mientras duerme, duerme mientras insulta, agudiza mientras ingenia, devuelve al mismo tiempo que ama y hace la o sin un canuto. Y aunque no está desesperada, empieza a preocuparse porque nota que algo no va bien. Ayer sin ir más lejos, una palabra pesada que salió por su boca le cayó en el dedo gordo y le provocó una idea que después se infectó.

El traumatólogo, amigo e ideólogo personal, le dio a entender que necesitaba un reajuste. Y le pidió permiso para intervenir. Ella, por su puesto, se lo dio. Y él procedió. Jordillo Almocrebe, un profesional de los recoloques donde los haya, halló la solución. Estaba entre sus manos... Operó y cambió mano derecha por izquierda. Los dos pulgares de Angustia Deriva ahora miran al exterior, cada uno hacia su lado. El resultado está asegurado, eso sí, a largo plazo. Sus muñecas, necesitan incorporar el resentimiento derecho para lograr la reinversión.

Comentarios

isa ha dicho que…
En lugar de recolocada, me quedo descolocada con este grandísimo post que nadie ha comentado. Qué extraño. O no.

Y maravillada me quedo ante esa afasia tan bien (d)escrita.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e