Ir al contenido principal

ENTRE PARADAS ANDA LA COÑA

Ya no cabe nadie más en esa parada. Un señor con sombrero de paja en pleno invierno que no para de fumar y depositar la ceniza en su visera. Una niña no levanta la cabeza de su teléfono móvil. La abuela de alguien desconfía de todos. La dependienta de la tienda de congelados tiene cara de gamba, no es coña, y no aguanta el frío que hace. Un ratoncillo se pasea entre zapatos, tacones y alguna que otra zapatilla de andar por casa. El mediano de tres hermanos piensa en lo que le espera ese día...

...Un lector que lee sin acatar intenta colocarse el calzoncillo con disimulo. El que fue aspirante a electricista lleva dos bolsas llenas de pollo. El adiestrador sin perro está deseando entrar en el armario. Un columnista del corazón atraviesa un mal momento, se le nota en la forma de fruncir el 'tello' (si no conoces este músculo, subraya la palabra y pregunta a tu compañero/a). La puta de lujo saca la mano y se ordena el pelo como puede para remarcar su posición.

Les veo a todos desde la parada de enfrente y me doy cuenta de que me he equivocado de dirección. Cruzo la calle y al llegar... ya no están; cada uno se ha subido a su autobús. Pero ahora que veo de lejos de dónde vengo, en aquella parada hay dos curas, un recién despedido, una defraudada y un extraño. Alguien me toca el hombro. Veré quién es...

¡Salud!

* La imagen viene de "Las Lentejas"

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué coincidencia, porque yo hoy me he refugiado en una parada de la que soy fan porque siempre tienen algo interesante colgado. Y me he encontrado no sólo nietos de toreros, sino también a un montón de gente que miraba en silencio un cartel de coña, varios sospechosos habituales y un escritor en la sombra (de la parada). Ni un ruido, oye.

Hasta que alguien me ha preguntado que qué era el tello y me ha entrado la risa floja.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Gran catálogo que seguro que daría (y dará) para una buena temporada de periodismo ficción.
Juana ha dicho que…
Es que si uno se sienta y mira .... ve cualquier cosa .... hasta con los ojos cerrados .... y juro que no me tomo nada .... bueno si, esta mañana roscón y café.
Mercè Estruç Faig Clic ha dicho que…
Yo diria que: mejor la parada que tenias al frente, que la que has retornado.
Besos

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e