Ir al contenido principal

LA VIE EN ROSE Y 'ESTOCAJE' DE MODA 2.0

Vengo de pegarme un saltito a París. El objetivo era rodar un 'répor' sobre el comercio electrónico de stock, así que Mario Gómez (reportero gráfico) y un servidor nos fuimos hasta la sede de “Vente Privee ”; el pionero a nivel mundial y coloso de las ventas de 'estocaje' online (ropa de marca, relojes, coches, pisos, cafeteras retro, gadgets, de todo a precios poco elitistas). El tema no me apasionaba en un principio... porque la palabra “comercio” me impedía ver más allá de su propio significado...

Pero poco a poco lo significante se impuso. Primero por París en sí. Qué decir. Nos alojaron en un hotel (Lancaster – Rue de Berri) en pleno Champs Elysees... A los pies del Arco del Triunfo, a dos pasos del restaurante L'Avenue (Av. Montaigne, 41) y a tres de la Torre Eiffel.

Y segundo porque Vente Privee es algo más que almacén y venta. Es una empresa que potencia a sus trabajadores, desde el menos pintao' al más brillante. Por ejemplo, los creativos tienen un día al mes para dedicar a imaginar, a romper tendencias y aplicarlas. Sus trabajos (carteles, fotografías, collages...) se exponen en la misma sede; algunas trascienden otras no. Pero el conjunto forma parte de un todo creador del que todos los curritos se enorgullecen. Tecnología, diseño, innovación, progreso, eficacia, ocio... están presentes en cada una de las plantas de la empresa; tanto en los almacenes (en las afueras de París) como en la propia sede (en pleno barrio de Saint-Denis).


El fundador de este invento es Jacques-Antoine Granjon. Un empresario que en 2001 decidió hacer del excedente una industria en Internet; convirtiéndose así en pionero a nivel mundial. Este año va a batir récord de facturación con más de 600 millones de euros. Es un tipo iconoclasta, interesante y no menos pintoresco: larga melena a lo motley crow, en comandita con elegancia francesa. Su despacho y la sede entera llevan su sello. Arte contemporáneo en cada esquina, provocación (por ejemplo: esculturas de vírgenes comparten encimera con diosas sado-anime); ningún detalle ornamental queda al azar...

Están presentes en Alemania, Inglaterra, Italia, Francia y desde hace nada en España... Editan su propia revista (Rosebuzz) de papel y digital, una bloguera (Paloma de la Vega) se hace eco de las alabanzas y quejas de los usuarios (relacionadas normalmente con los tiempos de entrega), producen sus propios vídeos (trailers para presentar cada producto), graban su propia música de fondo (tienen 5 estudios completos), se curran sus producciones de moda (al menos cuentan con 18 estudios de fotografía).

La web, gobernada por el Rosa (“El rosa es vida, fuerza, pasión, satisfacción...”, dice con energía Jacques-Antoine Granjon), tiene material para todos. Eso sí, de momento son ellas (un 65%) las más asiduas. Para entrar tienes que registrarte o esperar a que un usuario registrado te apadrine. Después, te informan diariamente de los productos que sacan a la palestra. Aviso: se acaban pronto. Se suelen conectar a un mismo modelo de zapatillas (Reef, por ejemplo, y más ahora en verano) 7000 internautas a la vez. Así que o tienes muy claro lo que quieres o la prenda vuela. Pero si quieres enterarte más a tiempo real puedes descargarte sus VPBUBBLES, unos widgets que se incorporan a tu escritorio y te avisan inmediatamente de lo último al instante.

Ya de vuelta... toca minutar, escribir y montar. El resultado: el martes 30 en Cámara Abierta 2.0.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...