Ir al contenido principal

QUIÉN, POR QUÉ…

ARDOR: "(Del lat. ardor, -ōris). Calor grande. Sensación de calor o rubor en alguna parte del cuerpo. Brillo, resplandor. Encendimiento, enardecimiento de los afectos y pasiones. Viveza, ansia, anhelo. (~ de estómago) Acidez. (De ardido) Ardimiento, intrepidez, denuedo… Son las acepciones del DRAE".Pero a mí me intriga el personaje que hay detrás de esa pintada ¿o firma? ¿Es un apodo, un nick? En tal caso ¿quién se pondría un nombre con un significado ácido?

Y ahora, segunda cuestión ¿por qué? ¿y por qué en una papelera? ¿Será una manifestación artística y reivindicativa con dotes urbanas de Rodolfo? Ese barrendero que se da un aire a Brian May, con los pantalones verdes del uniforme -verde pistacho- subidos por encima del ombligo; que tiene el pelo rizado y cardado; y que cuando fuma entre papelera y papelera descargada, la muñeca parece practicar el desmayo.

La verdad, estoy intrigado: ARDOR. ¿Quién, por qué, qué, cómo, cuándo? Será el apellido de Bartual… ¡Bartual ARDOR! Sería un buen candidato a portar la palabra. Es un tipo que come pistachos y avellanas bajo el chopo de 30 metros arraigado en el Parque de Berlín. Devora picotas y escupe los huesos al estanque ‘de abajo’, en el que se levanta un trozo de ‘El Muro’; mientras pide siempre el mismo deseo: escuchar la ovación multitudinaria del público tras meter un gol al Racing the Nothing. Tiene un hermano lobo y un tío primo; su madre es única y al padre lo encontró en la calle.

¿Quién arde, qué arde, cómo lo hace? Estoy intrigado.

Salud!

Comentarios

copifate ha dicho que…
Aventuro la posibilidad de que la pintadita de la papelera responda a la campaña del Instituto Cervantes y que sea una propuesta de palabra favorita.

"Ardor, arder, anhelar,
consumirse,
esperar."

Mi nieta de tres años utiliza el verbo construir con toda naturalidad.

El lenguaje es un misterio que une a los humanos.
La Zapateta ha dicho que…
Preguntarse quién eres es tener ya medida respuesta... preguntarse acerca de quién, qué o cómo arde es todo un reto. Os diría que quizá el autor de "Ánimo" -ver post nov2008- tenga ardor, pero en la comparación de la caligrafía de una y otra inscripción tan sólo he podido obtener un 12% de coincidencias, lo cual no es suficiente como prueba... además he regurgitado parte de los cereales K-Siluet biopox que desayuné esta mañana. Yo sigo pensando en Freud bidimensionalmente.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa