Ir al contenido principal

LA MALDICIÓN DEL CHIRIMBOLO

Por lo visto (o no visto) era una niña normal, un ser humano de a pie, alguien a quien le gustaba saltar a la pata coja y tirar globos de agua a sus amiguitos. Creo que su nombre era Ramilleta Industria, no estoy muy seguro... Pero me cuenta Cho Min Hu, el dueño de este "bazar euro" (donde está hecha la foto) que pasó delante de su puerta miró las patas que soportan el chirimbolo publicitario (PINCHA AQUÍ y también lo verás) y se quedó así, como la veis en la foto.

Dice Cho que no sabe qué hacer con ella, con esa expresión los demás niños se asustan. Y además desconoce su origen. Tampoco entiende el impacto de esos carteles... porque sabe de qué van. Cho es joven y no lleva ni 5 años en Madrid. Dejemos que la Historia siga su curso y que Min Hu atienda su bazar.

Comentarios

capitán garfio ha dicho que…
No me extraña que tenga esa expresión...
"los ojos como platos...de sopa...fría" jeje
Un saludo
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Lo raro es que solamente se le haya quedado esa cara y no esté convulsionando permanentemente. La farola no ha vuelto a encenderse del susto, y eso que le han cambiado la bombilla y el cableado!!!
Juana ha dicho que…
¡Madre mía que susto! menos mal que no hay una cámara frente a mí, se me ha puesto peor cara.
Anónimo ha dicho que…
Si mantiene esa cara de asombro absoluto será porque ve cosas interesantes al otro lado del escaparate, si no, cerraría los ojos, seguro.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...