Ir al contenido principal

DONANTE GAS TRAS LA RESURRECCIÓN...

Yo no sé qué fijación tienen algunos con mi portal los domingos por la tarde, pero es rotunda. Salía con mi perra cuando me pilla por banda Donante Gas ¿os acordáis de él? Fue el que me envió la foto del Fresquito lleno de mensajes y recuerdos. Aún tenía los párpados pegados -era temprano y había salido la noche anterior- y sus palabras me sonaban estridentes y ásperas. El tono que utilizaba, demasiado elevado. No sé qué hora era, pero seguro que temprano.

Lo sabes, lo sabes, verdad? Seguro que lo sabes. Saber qué. Que me han llamado. Quién. Lo sabes, fijo que lo sabes. Donante, mi perra se mea ¿te importa que nos acerquemos a ese seto y seguimos hablando? Lo sabes, sé que lo sabes.

Seguía insistiendo mientras nos acercábamos al seto artificial muy cerca de la estatua de la pubertad (así llama paquito el kioskero cariñosamente a un momumento - homenaje armado a Martiria Posavasos, histórica dirigente de Esotéricos por la Infraestructura*). Cuando por fin mi perra dejó atrás el peso de una noche agitada por las pesadillas caninas, los ojos se despegaron y pude hablar con Donante.

Estaba muy nervioso. Un tipo anónimo le había telefoneado para decirle que tenía una misión por delante: rescatar a Casimiro**. ¿Quién coño es Casimiro? Me preguntó con la voz temblorosa. Se lo conté. Pero claro, me dejó clavado en el sitio, porque como sabéis, Casimiro murió hace meses, vi el cuerpo. Le hablé de él y Donante me contó los detalles de la misión. Debía comer colifror durante dos días (contando desde el 14 de junio) y al tercero acercarse al "Km 0" (Madrid 00:00). O sea, hoy. Una vez en el punto de encuentro tendría que cantar "Lo conseguí" de Los flechazos y esperar instrucciones.

Mañana espero contaros el desenlace.

Salud!

*Esotéricos por la Infraestructura. Formación política de los años 20 conocida por su lucha contra la dejadez estructural. María Posavasos regentó el poder de su partido y emprendió las famosas "Acciones Legales en la Oscuridad" durante el periódo de 1923-1929.

**Para quien no lo sepa y no haya ido al link de Casimiro, os comento que era/es un tipo de mi barrio (cincuenta y muchos) con un pasado incierto pero próspero, muy listo cuya cabeza un día decidió desconectar, ausentarse... Empezó entonces a hablar solo y vivir en un mundo aparte.

Comentarios

Juana ha dicho que…
¿Coliflor? No .... si es muy indigesta ¿quieren dejarlo hecho un Fiambre Vegetariano?
Anónimo ha dicho que…
jaja, qué bueno, me quedo con ganas de saber más de Martiria Posavasos y su grupo de esotéricos!, igual Paquito sabe algo más, en google no viene nada. isa
La Zapateta ha dicho que…
Deseando saber más de Donante y Casimiro, me quedo mordiendo una coliflor cruda agarrada con los pies.
copifate ha dicho que…
llevaba días sin poder conectarme y que alegría que me he llevado al ver que todavía alguien se acuerda de mi abuelo: fue tesorero de "Esotéricos por la Infraestructura" y también les arrglaba los plomos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e