Ir al contenido principal

¿NO SOMOS NADA O SOMOS NADA?

Hace unos días que falleció Esmeralda Puerto Sinbarco, la vecina del 4G. Tenía 93 años y una embolia pulmonar la dejó seca, con perdón de la expresión. Anoche (a 32 grados, dicho sea de paso) me encontré con su vecina Bertamatista Azulona, con la que mantenía una amistad profunda desde hacía décadas. Estaba muy muy triste, rota, sin moral, apagada. Quise animarla, se me abrazó y reventó a llorar. Pasado un minuto, más o menos, recuperó el aliento.

Qué injusta es la vida, así de repente... No somos nada. Es todo lo que dijo en su primera intervención, entonces repetí para mí: ¿Qué injusta es la vida, así de repente... No somos nada? Tenía 93 años ¿dónde está la injusticia? ¿De repente? ¿No somos nada? Y aquí comenzó mi debate. Recordé el disco de La Polla Récords con ese título... Pero Bertamatista no estaba para seguirme el rollo, así que le di todo mi apoyo y le abrí las puertas de mi casa. Cerró la suya, la G, y yo me puse a escribir: ¿No somos nada? ¿No somos nadie?

Si con esa pregunta uno quiere situar al ser humano en la nada, despojarle de toda relevancia, de todo protagonismo, ¿no debería decirse SOMOS NADA O SOMOS NADIE? Por el contrario asegurando que "no somos nada" estamos diciendo que lo somos todo ¿me equivoco? Ya me decís... Espero hallar una respuesta antes de que Bertamatista se deprima más y siga el camino de Puerto Sinbarco.

Ahora más que nunca termino deseando: Salud y buena semana!!

PD.: A todo esto, el fallecimiento ocurría mientras escribía sobre los "tanatocuentos". ¿Será una maldición? ¡Somos nada!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues creo que ambas cosas, no somos "Nada" y somos "Todo" ..... según como se mire, todo depende ... ¡uf! lo de "tanatocuentos" me mola, siempre me gustó "Tánatos" y los "Cuentos" ..... rara que es una.
He estado de vacaciones, absolutamente desconectada y vengo "parlanchina" jeje
Dani Seseña ha dicho que…
Pues échate un ojo a los comentarios del post del viernes sobre las multas, ilustrado con una foto que puse al azar... El debate está servido.
isa ha dicho que…
yo me quedo con que somos de todo menos nada, pero a los 93, lo que uno es, entre otras cosas, es muy mayor.
capitán garfio ha dicho que…
¿¿Mirando el video,me he dado cuenta,que los años no pasan en valde..??que mayor está el cantante!!!
Supongo que yo también???
La Zapateta ha dicho que…
-¿Qué es más aun o todavía?- decía el gran Pedro Reyes hace ya muchos años. En inglés (NO SOMOS NADA) sería We are not anything... (si es que dicen ello, que no creo). Lo que quiero decir es que ellos parecen tenerlo más claro. NO, no va seguido de NADA, si dices NO después dices ALGO-cualquier cosa. No somos algo, dirían pues... Pura matemática, pero, en nuestro idioma o uso idiomático, pura pamplina. "no veo nada"; "no como nada"; "no follo nada", como el bufón y la anciana, que no son nadie sino todo lo contrario.Besos

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e