Ir al contenido principal

PREGUNTAS SIN BOTELLA

Por Fabio Carabeo

La semana pasada encontraron una botella en Bahamas que había sido arrojada 2 años antes al Atlántico desde costas gallegas. Se trataba de un experimento de la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (CEMMA) para averiguar cuánto tardaría la botella en dar la vuelta al océano y de dónde viene la fauna marina que llega a España. La verdad, me llamó la atención, primero por la forma tan original (para armarse de paciencia) de buscar respuestas; y segundo, esa necesidad que tenemos de averiguar dónde viene toda esa fauna...

El sábado pasado me fui a tomar con mi chica unas tapitas y unos vinitos (Elías Mora, Toro ¡Buenísimo!). Encontramos por azar una taberna con mucho encanto cerca de Cuatro Caminos (Madrid) y allí que nos metimos. Había bastante gente, pero también mesas libres. Luz tenue, música tranquila, una carta de vinos extensa, salmorejo, jamón de bellota, pinchos de tortilla poco convencionales... Un buen panorama, vamos.

Nos sentamos, con esa plenitud que da un sábado tras haber conquistado la relajación, superada la semana arrastrada. No es fácil y menos a estas alturas de la película, con las secuelas de un invierno áspero y poco amistoso (que aún susurra con mala baba por las noches). Y en el mejor momento, después del salmorejo, a punto de empezar con el Micuit, llega un grupo de... gañanes hablando a gritos; se pegan a mi espalda, piden 8 cervezas, van elevando poco a poco más aún la voz... gritan. Bueno, seguro que ya os imaginais la escena.

Entonces me viene a la cabeza la noticia de la botella y pienso: ¿de dónde habrá salido esta fauna? Afortunadamente, una mesa más allá nos salvó y pudimos concluír nuestro propio experimento con éxito y un brindis.

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es lo que tiene. Tu metes a 8 gañanes en una botella y sale fauna, que si saliera flora, otro gallo (gato encerrado) nos saldría. Por cierto, ayer me llegó un mensaje al móvil, "si quiere gañan 12.000 euros, mande una botella al carajo"

Seguiríamos así durante un rato, pero no...
Juana ha dicho que…
El silencio, un bien escaso ......
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Varias cosas:
1.- ¿Tan mal andan de presupuesto para investigar asi?
2.- Siendo de Toro (Zamora), no podía ser malo. Yo no bebo vino (ya lo sé, casi un pecado) pero de Toro me recomiendan Liberalia en su varias numeraciones (3 y 0 especialmente)
3. - ¿No podemos tirar a esos 8 gañanes al mar y dejar en paz a la botella?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...