Ir al contenido principal

A DOS PISTACHOS BAJO TIERRA

Llamó al azar a un número de teléfono y cuando respondió su tía "Almendra" se le cayó la cara de vergüenza. Luego la recogió del suelo (la cara) y se la grapó con hilo de pistacho. Siglos hacía que no sabía nada de "Almendra", cómo podía haber dado con ella así. Se lo preguntaba mientras se fijaba las juntas faciales al resto de su cara.

Y todo por ver Julia tiene dos amantes... Quiso ser como David Duchovny y encontrar a la mujer de su vida (o fantasear con esa idea) a golpe de llamada. Qué tipo de señal será "Almendra". Qué factores se habrán unido en estas horas para semejante cruce de vidas. Cuando se bajó la peli del Emule ni siquiera pensaba en ese título, sino en Porkys I.

El problema ahora era que al usar un teléfono de aquellos antiguos de rosca no había registrado el número... que al ser al azar no había retenido tampoco en la memoria. Cuando escuchó la voz de "Almendra" la identificó de inmediato. Era muy grave para ser femenina, maltratada por el tabaco en altas dosis, y arraigada en el subconsciente. Colgó del susto sin pensar...

Ahora estaba arrepentido. Quería recuperar el contacto de "Almendra"... La tía que más había querido nunca. Pero ella un día abandonó a la familia entera y se marchó, según la versión de su madre "Avellana". Él, Ginés Pasa Impar, nunca lo superó y toda la vida le había guardado un rencor polivalente y hegemónico. Confiando de nuevo en el azar volvió a llamar... pero no contestó "Almendra", sino su padre quien zanjó el asunto con un "Supéralo, Ginés". Esa noche, Ginés durmió abrazado al cacahuete de peluche que le regaló con 7 años el abuelo "Manzana".

Salud!

PD.: Las cicatrices aún no le han desaparecido del rostro, pero a la larga el hilo de pistacho es eficaz. Con el crecimiento desaparecerán.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues yo le recomiendo a "La Chufa" que es un poco más pequeña y "arrugadica", pero a la larga, bien lavadita, bien hidratada y bien "licuadica" es puro vicio.
Anónimo ha dicho que…
Como ya no se le puede caer otra vez la cara de vergüenza (con esos superhilos, imposible), yo seguiría jugando con el azar, parece que salen cosas interesantes. Y si no, siempre le quedará su peluche para los golpes duros.

isa
La Zapateta ha dicho que…
Esto me da que pensar: La red telefónica está llena de "cacahués" y también me hace recordar ese jueguecito sado-adolescente en el que un amigo te cogía un pezón con todas sus fuerzas y te decía "cinco marcas de frutos secos". Y, por supuesto bravo de nuevo Dani por eso del "rencor polivalente y hegemónico" y por hacerme pensar en la tía Almendra como la cosa más deseable de la Granja de San Francisco y Borges juntas.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa