Ir al contenido principal

2010 EMPIEZA EN EL BANCO 54

Os podéis imaginar la vidilla que ha tenido el Banco 54 durante la última noche del año y las primeras horas de 2010. Gracias a Godfredo Cotillón puedo pasaros tres breves historias con finales felices. Es un colaborador silencioso que sólo trabaja en jornadas festivas. Viste calcetines dispares y orejeras de gamuza azul. Un cuadro, vamos; eso sí, toma nota (que no uvas) como nadie.

-Una joven pareja de quinceañeros que discutían por el sms inoportuno y cargado de alevosía de una ex novia de él. Ella lloraba y recriminaba, él aguantaba el temporal. Al final, todo terminó con un abrazo, un morreo intenso y mucho cotillón alrededor.

-Avanzo hasta el final de la noche (o el principio del 1 de enero) para hablaros de las tres ancianas que posaron para Periodismo Ficción. Fernanda, Tertulia y Morera, como es tradición, se sentaron con tres tazones de chocolate y muchos churros (envueltos en un cucurucho de papel de aluminio) a comentar sendas veladas con sendas familias. La de Tertulia ha sido la más surrealista. El nieto 'trasto' decidió amargar la Nochevieja cantando compulsivamente canciones de Ricky Martin y un tal Sandoval. ¡Terrible! Exclama Tertulia mientras se endulza la vida con amigas y porras.

-Menguado y Zafira. Taxista y transexual en mitad de la noche hacen una pausa en sus vidas para vivir una vida efímera de apenas tres minutos. Se besan, se abrazan, se regalan cacahuetes y frutas de Aragón y cómo no, una pequeña ensaimada por roscón sin misterio. Lo hacen todos los años al parecer. Después se desean lo mejor y quedan para la década que viene. No sé cómo empezó esta historia, no sé cómo se comunican durante el año (de hecho creo que no lo hacen) y no sé hacia dónde van... pero promete.

Feliz año!!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Este año es "pequeño" al fin y al cabo solo suma 3, que es muy poco.
A veces uno se comunica y no sabe como .... pero promete sin duda.
Anónimo ha dicho que…
LLego tarde, pero gracias a Cotillón que lo cuenta todo puedo decir que me encanta que el nuevo año haya empezado en ese gran banco con calcetines dispares, morreos intensos, churros, una vida de 3 minutos y como no, con frutos secos de por medio. Gran entrada, de blog y de año. isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa