Ir al contenido principal

EL CASO DE HIPNOSIS MÚLTIPLE

Me escribe Fermín Doblosky para hablarme del Extraordiario caso de Hipnosis Múltiple. Que no se trata de un personaje de Periodismo Ficción, sino de un fenómeno que ha tenido lugar en Colmenar Ensueño (en algún lugar entre Almuñécar y los Cárpatos). Allí Margaret Lacon, una ciudadana estadounidense con cara de motor de búsqueda*, venía realizando pruebas de regresión a los ciudadanos que se lo pedían.

Tras el verano pasado
, dado el volumen de peticiones expresas, Margaret decidió desarrollar una máquina que coordinara regresiones hipnóticas. A mediados de septiembre ya tenía el prototipo: una expendedora de hipnosis que además... funcionaba. El manejo era simple: echar una moneda de 2€ y volver a la infancia, juventud o trauma deseado. Después una impresora adjunta de papel cebolla expulsa el historial.

Empezó instalando una máquina en el Ayuntamiento, otra más después en el Corral de Paco (el Ágora de Colmenar Ensueño)... Pero con el éxito, decidió invertir y colocar más en el Súper Susana, en la zapatería de Cepellón Gutiérrez, en la comisaría, Centro de Salud... Y hoy me escribe Fermín, muy preocupado, porque probando un nuevo modelo a Margaret se le fue la mano con el nivel de regresión. Al parecer se ha quedado en un tren que no llegó a coger con 14 años y el viaje, por lo visto es largo según balbucea...

¿Solución?
Sólo se me ocurre, de momento, investigar el trayecto. Justo Ahora, me da el Ok.

---------------

*Dícese de todas aquellas personas con rasgos faciales ajenos pero concentrados en un mismo rostro
.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un conocido mio sufrió una sobredosis de regresiones, echó uno de veinte (sus ahorros de toda la vida)y no le dieron los cambios.

Fdo.: Reencarna Te
Anónimo ha dicho que…
Eso es lo que no para de decir mi amigo de la sobredosis cada vez que me lo encuentro.

Fdo.: el de antes
Juana ha dicho que…
¡Uf! No querría volver atrás por nada del mundo, aquí y ahora me gusta más que "la leche a los chotos" .... es que yo desde pequeña quería "ser mayor" ¡por fin lo he conseguido! y ¡mola! jajajajajaja
Anónimo ha dicho que…
Supongo que si el viaje que no hizo Fermín fue ya hace años el tren será de los que van despacio y permiten percatarse de todo lo que va pasando.
Por cierto, que yo me hubiera imaginado a Justo Ahora poniendo pegas al trayecto ("anda Fermín, que justo ahora...."), hay que ver lo bien que sientan las guerras de calcetines!. Feliz viaje!. isa
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Tanta regresión no puede ser buena, que lo pasado pasado está y es mejor mirar hacia adelante.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e