Ir al contenido principal

BLUES DE UNA CEGUERA CIEGA

Estás ciego. Dime algo que no sepa. No, no me has entendido; sé que eres ciego, quiero decir que no ves ni delante ni detrás de tu nariz. Vaya novedad. ¿Lo ves? No te enteras de nada, estás ciego.

Javi Gárgola
está indignado con Román Quintilllo. Son amigos de siempre, Román es ciego de nacimiento, pero según Gárgola, ahora ve menos que nunca. Quintillo no está de acuerdo, de hecho, hoy presume de ver más que nadie; se siente muy superior a los videntes. Y es aquí donde entra en escena la indignación de Gárgola...

...Éste ve, oye, no sufre ninguna discapacidad. Pero se reconoce limitado en miles de campos intelectuales, emocionales, físicos... Dice que eso le ayuda a crecer con más indepencia y salud que cuando pensaba que podía zamparse el mundo gracias al cheque en blanco guardado en la mochila inherente e innata... Pero inexistente, matiza ahora.

Esa mochila yo me la paso por el forro de mis cojones ciegos
; si tú eres un limitado, es problema tuyo... pero déjame a mí ver como me da la gana
. Y así, desde hace un tiempo a esta parte, andan a la gresca todo el día. Porque uno percibe su ceguera como un don superior y el otro cree que sus límites tienen que valer para todo el mundo y no tolera que haya gente que no acepte/supere esos límites.

En estos momentos discuten
en la cocina de la tía Tomasa mientras cortan grandes papayas y pelan cebollas de las pequeñas. Lo sé porque me lo está contando David Guardián, mi vecino y confidente sordo, que oye más que nadie y escucha como pocos.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A pesar de las claras diferencias en los puntos de vista, parece que al final los dos se han encontrado en un punto común porque veas lo que veas, pelando cebollas siempre se echa alguna lagrimilla. isa
Dani Seseña ha dicho que…
Uno de ellos estaba en la cocina con gafas de bucear, de hecho, pelando cebollas. Otro gran punto de encuentro sin dobleces ni reflexiones de más: la cocina y todo lo que allí... se cocina.
Anónimo ha dicho que…
Los sentidos sin sentido sirven de poco cuando te oyes, ves, hueles, palpas...o imaginas superior.
M.
Juana ha dicho que…
Mi marido tiene un amigo ciego que ha visitado medio mundo él solo, siempre dice "pero si ha visto más mundo que yo, que no he salido de este país" .... depende, de según como se mire, todo depende (me encanta esa canción)
capitán garfio ha dicho que…
La vida se puede disfrutar de todos modos, los limites se los pone cada uno.....
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A veces es mejor no ver, u oir y callar. Aunque quizá seamos más dados a pregonar a los cuatro vientos lo que no hemos visto ni oido. Uff a ver como se come todo eso, porque va a ser difícil de cocinar... y de digerir.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e