Ir al contenido principal

EL SECRETO DE PRESIÓN

Hoy hace un año que Joaquín Presión descubrió el secreto. Desde entonces su vida ha cambiado por cierto por completo. Los que no le conocen me conceden el privilegio de hacer balance anual. Pues bien, el primer cambio importante a destacar es que desde entonces investiga en la cocina y además... cocina. Pero la cosa sigue.

Come y deja comer
; duerme y deja soñar; permite y deja roncar; cae y se deja caer de vez en cuando por los mundos interiores que antes sobrevolaba. Más cambios: ha dejado de morderse la lengua para no callar y curarse la llaga culpable para siempre; lee programas de radio y escucha a sus amigos; estornuda con creces, sin mermas ni contradicciones. Bueno, eso ya lo hacía antes.

Constriñe y se deja
; permanece y se va; vuelve y observa; se arrima sin resvalar; salazona y dimite cuando ha de hacerlo; se alegra y llora; ríe y mira; se entona y pierde cuando gana; doblega y repliega... Va al súper solo o acompañado. Se pierde entre las estanterías de hidratos.

Y ahí está el tesoro
, el secreto. Cuando llegó a los ibéricos hace un año sin saber lo que se ocultaba entre carne de primera, la sorpresa fue tan mayúscula que jamás ha vuelto a ser singular. Se ha convertido en un sujeto que predica con el ejemplo. Y si queréis conocerle, no tenéis más que ir al súper de la zona y le hallaréis degustando y creando. Porque lo suyo es Comer, beber y amar... Ya no hay más vuelta de tortilla. Y hoy Bendita Picarda está invitada a cenar.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Varias cosas: ¡Cuidado con el colesterol! ¡Gran peli Comer, beber y amar! y, ¿qué va a cocinar para Bendita Picarda?

Fdo. Un incapaz cocinero
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
El Cambio parece genial, y lo mejor de todo, no parecen promesas de año nuevo. Será genial cuando le llegue el momento de descubir que "cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da"
Anónimo ha dicho que…
Digan lo que digan, con el estómago lleno de embutidos, uno es mejor persona, que no?
Anónimo ha dicho que…
Maravillosa radiografía humana y mejor plan.

Este es uno de esos post que escribes con la gran calidad y cualidad de hablar del de más allá o más acá, en el que te tropiezas varias veces con un "yo no lo hubiera dicho mejor".
La Zapateta ha dicho que…
Este post es simplemente irrepetible y genial. Cuéntame tu "secreto".
Juana ha dicho que…
Descubrir los secretos es lo que tiene, que libera mucho y te vuelve "plural" ....
Dani Seseña ha dicho que…
El tesoro está en todo súper que se aprecie en la sección de proteínas... Y ahi se halla: El secreto... Ibérico. Una joya que cuando pasa por la sartén se convierte en el mejor aliado del bienestar, la catarsis y los cambios constructivos.

Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e