Ir al contenido principal

AGÍTESE ANTES DE ABUSAR

Yo no sé que pasa con nosotros, los hombres, que seguimos manteniendo bien “al límite” (vamos a expresarlo así) nuestros baños. A los ajenos, me refiero valga la paradoja. Es cierto que se ha avanzado un poco más con los años en cuestión de higiene colectiva, pero los WC de Caballeros continúan llevándose la palma de hez. No es que entre en el de las chicas para comparar, pero por lo general, cuando surge esta conversación alguna vez que otra... ellas son las que lo hacen. Porque ellas sí entran más a menudo en los nuestros, y nosotros sabemos lo que se cuece en terreno masculino.

Recuerdo mi primer viaje a Londres allá por el 89, con el colegio. En un paseo por Picadilly me sobrevino la necesidad de acudir a un servicio (¿ha sonado muy pedante?). Afortunadamente había un gran baño público. En la entrada estaban sentados unos de esos punkis auténticos de postal, pero auténticos. Bebía cerveza y eructaban sin parar. Por aquella época yo vestía con chaqueta bómber y Martens con puntera de acero, y me rapaba al 1... No lo hacía por alopecia como ahora, sino porque me dio por incorporar la parafernalia rudeboy (algo así como una fusión entre skin y mod). Así que más o menos podía pasar desapercibido e incluso en mi fuero interno. Pero no fue así, mi prejuicio –en el fondo era un niño bien por muy disfrazado que fuera- me hizo imaginarme aquel antro lleno de mierda, por las paredes pintadas... dominado por el hedor a orín más rancio, sobre un suelo hasta la bola de papeles usados... jeringuillas. Vamos, el peor escenario posible. Pero mi necesidad era de tal magnitud que allí me metí... Cuál fue mi sorpresa que ante mí se levantaba el wc público más limpio que he visto jamás. Todo en su sitio, secador, papel y aroma a ambientador con matices de fresa. Después al salir a la calle me empecé a fijar en los bordes de las aceras... ni un papel, ni una caca de perro...

No he vuelto al Reino Unido desde entonces, pero sigo viendo demasiados baños de tíos con ese olor, con esa porquería y esos papeles tirados por el suelo. De algún lado tenía que venirme la imagen que endosé a los ingleses. Comparto cada iniciativa a favor de las energías renovables, contra el cambio climático... en fin, todo por mejorar el medioambiente. Pero el medioambiente también es lo local, los baños y el buen o mal humor que uno lleva hasta el váter. Podemos contaminar con muchos y malos humos, y también con la mala hostia acumulada por miles de motivos. Podemos contaminar el ambiente de casa o el del trabajo... E incluso cagarnos en quien sea. Pregunto por tanto: ¿No somos mayorcitos como para saber que hay un lugar para todo?

Salud, reflexión y agitación antes de abusar.

*La foto superior pertenece a la colección de "Cosas de Mellizo".
*La imagen final pertenece al wc del Palacio - Museo de Gaudí en Astorga (León). Un ejemplo de amor a la higiene y el único lugar en el que pude hacer una foto. Estaba prohibido.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El día que los W.C.'s del país estén simplemente limpios podremos deducir que los hombres habremos aprendido a apuntar el chorrito dentro de la taza y de forma que salpique lo menos posible y que si hemos dejado rastro lo repasamos con un papel. Para llegar a ésto será necesario que el servicio de turno tenga agua corriente y papel. Ese día es posible que la esperanza de vida se haya igualado a la de las mujeres que la tienen mas alta y a lo mejor es por la higiene de sus servicios.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...