Ir al contenido principal

UNA CONVERSACIÓN ¡UNA PATADA!

En el post del Martes hablaba sobre el deterioro del lenguaje… y/o de la comunicación. Un comentario de "Anónimo" me animó a insistir un poco en relación con este tema. Hablando con un amigo sobre conversaciones actuales e imposibles decidí poner la antena, por ejemplo en un momento cotidiano: el viaje en metro... Aquí os paso una joya de diálogo al que –digámoslo así- tuve acceso. Trataré de reproducirlo del modo más fiel posible.

Sujeto 1: Oye, qué buena la peli que vi ayer.

Sujeto 2: Ah, sí, ¿la del actor de la serie ésta, no?

Sujeto 1: Ya te digo. Buenísima… Bueno es que está que te cagas. El tío se sale.

Sujeto 2: Sí, en la serie lo hace de puta madre.

Sujeto1: Pues en la peli, no veas. Además la actriz que sale con él está buenísima

Sujeto2
: Bueno, bueno, bueno. Sí, y el anuncio ese que hizo… El de la bebida ésta…

Sujeto1: ¿Sí o qué?

Sujeto2: Pues tengo que verla. Pásame el DVD, que no me funciona la mula.

Sujeto1: Vale y te paso también la del Oscar.

Sujeto2: Debuti. ¿Esa es la de la persecución, no?

Sujeto1: Ya te cuento. Es la del tío este que estaba con la actriz yanki ésta.

Sujeto2: Cojonudo. Me dijo mi colega no se qué de una movida que habían tenido en la peli.

Sujeto1: Ya ves. Pero bueno, son un poco tal, pero te va a molar.

Sujeto2:¡Guay!

Ahora os paso el comentario que dejó “Anónimo” sobre la entrada del Martes. No le añado ni un punto, ni una coma.

Si se tiene claro lo que se quiere decir es más fácil encontrar las palabras. Cuando no se entiende a alguien, es posible que no sepa explicarse o que no conozca las palabras necesarias. Las palabras son como objetos. Si no sabes que existe el pincel es posible que no se te ocurra pintar. Ahora bien, si tienes claro que quieres pintar, puedes llegar a inventar el pincel y la palabra que lo denomina. El lenguaje y su conocimiento es fuente de placeres y de nuevas vías. ¿Se comunican los que cuando les gusta algo dicen varias veces y seguido: ¡Qué guay, qué de puta madre, qué bien, qué fuerte! y vuelta a empezar? ¿Hablan o se comunican los que, un ejemplo, cuando comentan cómo ha estado Zapatero, o Rajoy en el debate dicen: ‘bueno, bueno, bueno, bueno, bueno....’. Hasta doce o quince veces, como una ametralladora y no añaden más?

Y yo que pensaba que hablar del tiempo era un recurso agotado. En fin, como diría “Anónimo” (el lector fiel de mi blog): ¡Leña al mono!
OTRO EJEMPLO... DE PELÍCULA
He elegido un fotograma de Pleasantville (Gary Ross, 1998) para ilustrar el post de hoy, porque tiene una secuencia en la que se plasma a la perfección este tipo de conversaciones vacías. Jennifer (Reese Witherspoon) describe por teléfono a su amiga un encuentro que ha tenido con el chico que le gusta... Más o menos es así:
Jennifer: ¡Ayer hablé con él!
Amiga: ¿Sí?
J: Sí, tía. Yo le dije "Qué haces" y él me dijo "aquí"
Amiga: ¡Qué fuerte!
J: Yo le dije... ¡Qué guay! y el me dijo "pues sí".
La película, una de mis favoritas, habla de la incomunicación; es una crítica poética y feroz sobre la sociedad USA. Y el arranque, los 5 primeros minutos, es una presentación magnífica sobre el porqué del filme... No digo más, por si alguien no la ha visto. A ese/a le sugiero: ¡No te la pierdas!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo interesante es hablar de las causas y PONER REMEDIOS. Está potenciada la crítica, la descalificación y poco la exposición razonada del por qué las cosas son mejores o por qué al sujeto le gustan o qué soluciones propone.
Pongo un ejemplo: durante años hemos soportado, impertérritos, la cifra semanal de muertos en carretera. Hay un gobierno que se ha propuesto resolverlo.
Relaciona ambas cosas y habla de ello con tu compañero de pupitre.
¿Que hizo Alejandro con el nudo gordiano?
LAM

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…