Ir al contenido principal

DELIRIOS DE UNO, VECINOS JODIDOS

El primo de mi amigo Carmelo, me cuenta que su comunidad vive aterrorizada por el mal carácter del vecino del 8º. Se parece muchísimo a Falconetti (William Smith, Hombre rico, hombre pobre, 1976), matiza. Todo comenzó con unas obras sin autorización en la terraza. Durante la reforma, Marisa la “roja” del 6º (60 años de activismo republicano) que vive justo debajo y se encarga de la portería, sufrió un exceso los ruidos. Los albañiles y Cía. trabajaban en fin de semana. El dueño se había ido de viaje durante “la procesión” y no la controlaba. Al parecer, sólo les dio una directriz: acabad cuanto antes. Goteras, grietas y demás fueron decorando el techo y paredes de Marisa. Trató de localizar al del 8º, pero éste no contestaba al móvil.

Denunciado unánimemente por la comunidad, el vecino decidió tomarse la justicia por su mano. La sentencia era clara, tenía que tirar abajo las obras realizadas y su seguro se tenía que hacer cargo de los desperfectos en casa de Marisa. Su interpretación no fue otra que la de ver contra él una conspiración. Ahora, se va de casa y deja la tele puesta con el volumen a tope; otro día deja encendida la cadena de música con temas del Consorcio, Rafaela Carrá y a veces de Amaral. Siempre a todo volumen.

En la última reunión de vecinos se encaró con dos propietarios que se negaron a apoyar su última iniciativa: echar a Marisa por “roja” (esto lo dijo ya al final, cuando la vena del cuello estaba al borde del estallido) y mala portera. También la acusó de haber autoprovocado los desperfectos de su piso. Ni ellos ni nadie le apoyaron. Marisa “es una gran trabajadora, eficaz, nada cotilla y siempre está para todos”. Palabras del primo de Carmelo. El hombre delira y ahora se dedica a ir aporreando las puertas de los vecinos a las 3 de la madrugada. Se hace dos veces el recorrido. Cada vez que se encuentra en el ascensor con alguien le endosa todas sus miserias; si no le siguen el rollo se arranca por exabruptos. Se arrima mucho y amenaza.

Y así lleva esta pequeña comunidad 1 año.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Soy canario y uno de estos días comienzo obras en mi vivienda. Vivo en un ático y mi vecino de abajo es el presidente de la comunidad. El magnífico relato de Daniel Seseña me ha puesto los pelos como escarpias. ¿Acabaré como su prota arrimándome mucho a mis vecinos y amenazándoles?
dsesena ha dicho que…
Estimado anónimo, mi intención no era sembrar el pánico... aunque por tu disposición vecinal, esperemos que no se repita la historia. De todos modos dos apuntes: uno, me da a mí que no sufres delirios como el del personaje al que me refiero (que existe aunque haya envuelto la "crónica" en una ficción de cosecha propia).

Y dos: estoy seguro de que si ocasionas algún daño, no verías conspiraciones ajenas y lo remediarías. Me equivoco?

Y por último, en mi relato he omitido detalles más desagradables y mezquinos del tipo en cuestión.

Suerte con las obras!

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…