Ir al contenido principal

NE ME QUITE PAS, MR.PORQUÉ

A este paso voy a crear una colección exclusiva sobre el rastro que deja el pegador de FREUD por las calles de Madrid. Me voy a especializar. Pero es que no puedo resistirme a captar las imágenes con mi supermóvil a pilas. Debe de ser la llegada del calor, no sé... Pero este tipo (cuya identidad sigo desconociendo) está últimamente que se sale. Como podéis apreciar en las fotos nos encontramos a Sigmund sobre un cartel pegado en un panel de una tienda de zapatos (P. Vergara) y otra, en la misma avenida... recuperando su estatus -en bici- en las clásicas señales urbanas.
No serán las últimas; en los próximos días seguiré capturando más momentos como éste. La calle es una jungla de cuadros a priori inconexos, de reflexiones con origen indefinido y de colores para todos los gustos y tendencias. Y ahora al diván.

Y esta última foto nada tiene que ver, o quizá sí. Es interior. La tenía perdida en la memoria del mismo soporte telefónico y la hice en un lugar donde la tecnología punta convive con la clásica... Ya lo véis. Un mundo nuevo, yo en medio, y el que se jubila y va quedando atrás están tan cerca que uno no sabe qué número teclear para entender el porqué de algunas cosas. Cosas como el futuro inmediato, el presente lejano o el pretérito pluscuanperfecto callejero-freudiano. C'est La Vie .

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La poesía, la delicadeza, la inteligencia se expresan sutilmente. Las tres lo llevan implícito. Digo ésto, porque el de las pegatinas de Freud no puede ser sino un delicado e inteligente poeta. Es fácil encontrarlo: no hay muchos. ( o muchas...)
Dani Seseña ha dicho que…
¿No serás tú, Anónimo 1 del día?
En cualquier caso, gracias por tu poético comentario.
Anónimo ha dicho que…
Este movimiento surje por el barrio de colombia o por lo menos alli empece yo a ver las caras en señales de trafico y carteles publicitarios, pero se lleva expandiendo ya un tiempo al centro y otros lugares, ya he llegado a encontrarme con esa cara en los sitios mas inesperados. Lo mas curioso es lo que freud representa, el subconsciente, quizas quieran meter esa cara en nuestros sueños a base de cruzarnos con ella jajajajaja.
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias por tu comentario, y si tienes alguna pista, por favor compártela... esto ya empieza a tener mucha gracia. Aún no he colgado la última: una pegatina de unos 50 centímetros en la parte trasera del típico "chirimbolo" publicitario. Eso sí, al no estar tan adherido al... "subconsciente de la intención", de despegó rápido. Pero tengo la foto. La colgaré un día de estos. Un saludo

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...