Ir al contenido principal

COMO EL CULO APARCAS... Y PUNTO

Normalmente veo el Telediario, pero en ocasiones como el sábado, decidí pasarme por los Informativos de Telecinco. Realmente las noticias no variaban en su conjunto, pero me encontré con una de esas piezas que dejan para el final, antes de los Deportes, que me encantó. ¡Qué joya! Hablaban de un original y necesario blog colectivo que lleva por nombre APARCAS COMO EL CULO.COM. Esa frase que tantas veces habremos pronunciado y/o pensado al ver cómo se las ingenian miles de conductores para encontrar un hueco.

La idea es sencilla (con un gran trabajo de fondo): hacer la foto del capullo/a de turno que ha aparcado como el culo, dejarle una nota tipo (imprimible desde la web) bajo limpiaparabrisas e indicarle que su ‘fechoría’ saldrá publicada en el blog. Además se le informa sobre cómo “mejorar su técnica de aparcamiento”. Y es que, como dicen estos bloggers justicieros: “Es hora de acabar con esos que aparcan como el culo... o al menos de reírse de ellos...”.

La iniciativa es reciente, hasta ahora tienen “42 reacciones” en Technnorati y otras tantas menciones en medios de comunicación generalistas. Pero es obvio que van a pegar el pelotazo desde ya. No sólo estoy de acuerdo con ellos, me parece un modo genial de sacar los colores a muchos de estos egoístas del volante cuyas acciones normalmente quedan impunes. Y si alguna vez te han encerrado por dejar su coche en segunda fila, sabrás que lo común es recibir por su parte un “perdón” de compromiso (más que ensayado) como mucho... eso si no te amenazan con llegar a las manos.

Y lo mejor, han pillado a vehículos de policía haciendo lo propio... Incluso, algunas imágenes muestran a una grúa llevándose a uno de estos. Recomiendo encarecídamente visitar la galería de fotos y vídeos del blog.

Por cierto, si te encuentras una nota de estas en tu parabrisas, en la web te cuentan algo: Así que aparcas como el culo... o al menos eso es lo que piensan de ti. No te preocupes, todos lo hacemos alguna vez. Pero esta vez has tocado las narices a alguien lo suficiente como para que imprimiera una nota y te la pusiera en el parabrisas. Ahora que estás aquí debes aprender que hiciste mal y corregirlo. Selecciona la infracción que has cometido del menú y sabrás cual ha sido tu error. Leete el código de la circulación, usa el sentido común, toma nota de las normas de cortesía y da gracias de que no te hayan rayado el coche.

Mira que un servidor se pasa todo el día pateándose la red, más que la propia calle (exagero, pero que conste como metáfora) y no conocía a estos grandísimos justicieros. La magia de Internet y su bendita blogosfera tiene estas cosas. Que llegan un grupo de personas inquietas, hartas de presenciar injusticias ciudadanas, seguramente calificadas de bajo nivel, y deciden actuar por su cuenta de esta forma tan ingeniosa.

Ahora, aunque más difícil de ejecutar, propongo otra idea: Prolongar esta iniciativa de denuncia para pillar a los que “no dejan salir antes de entrar”; ya sea su campo de acción en el metro, en el ascensor de turno, en un portal, donde sea. No tengo un duro para patrocinarlo, pero secundaré la moción con todo mi cariño. Es más, ofrezco toda mi colaboración.
PD.: Abstenerse amantes de jaurías y linchamientos mediáticos. La de APARCAS COMO EL CULO no deja de ser una medida simpática contra canallas del volante. Y provoca más daño el efecto de los infractores que la idea del blog. A otros promotores les recomiendo, antes de actuar: Doce hombres sin piedad (Sidney Lumet, 1957), Furia (Fritz Lang, 1936) y otra más del maestro, El vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931).

Comentarios

Silvia MV. ha dicho que…
Increible lo que se puede encontrar uno en la Red, pareces un profesional del tema.

Lo que no encuentres tú!!
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias, Silvia por tu comentario. Un saludo

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e