Ir al contenido principal

NEGOCIOS COOL A TIRO DE BALLESTA

Contra la prostitución, la miseria y el punto lumpen de la Zona Ballesta (Madrid): ¡¡¡Mundo cool!!! Es, dicho de un modo algo cínico, la idea que va a llevar adelante el proyecto Triball Madrid. Si entras en la web te lo cuentan con detalle y los redactores de Soitu.es se han pasado por ahí para rodar este vídeo (pincha aquí).

No es que me dé pereza escribir, sino que no tengo mucho tiempo y aún no estoy puesto en el tema como me gustaría. Por eso creo que es mejor que entréis en el portal y os hagáis un recorrido… Merece la pena. Tienen “canal” propio de TV y claman por la LIBERTAD CREATIVA.

Y es que bajo ese nombre, la Asociación de Comerciantes triBall y “la incubadora de talentos La Maison” reúnen a más de 45 creadores de diferentes disciplinas en torno a las calles más castizas del centro de Madrid para el proyecto. Quieren que sirva de “escaparate y plataforma a las últimas tendencias en moda, complementos, fotografía, instalaciones, juguetes o ilustración de la capital”.

Habrá que seguir el proceso de transformación… De todos modos, yo me pregunto (perdonadme porque es pura especulación): ¿No canta un poco? ¿Qué va a pasar con los comerciantes de siempre? ¿No suena a reparto de tarta entre Ayuntamiento, Amancios Ortegas y/u otras grandes firmas? ¿No son demasiados conceptos jugoso-artístico-modernos revistiendo un movimiento empresarial? ¿No suena demasiado a negociete adordadete? ¿Me faltan preguntas? ¿Seguimos con las privatizaciones?
En fin… Acepto críticas, sugerencias, pistas

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa