Ir al contenido principal

REFERENTE III: LA MIRADA DE OMAYRA

Cuando uno se lee posts sobre Referentes I y Referentes II , la cabeza se convierte en un repaso humano. En una catarsis profesio-personal… de larga duración. Si algo –no sé si bueno, pero es lo que hay- tiene este invento de los blogs, es que puedes ‘despelotarte’ para los demás, pero también mirar hacia dentro. Claro, que nunca del todo. Ahí están las dosis personales de ficción aplicadas en su justa medida. De pronto te ves enganchado a la dinámica de escribir a diario; y de gratis te encuentras con artículos que te sorprenden hasta a ti mismo. Entonces llega el capítulo de los referentes y te preguntas por todas aquellas personas que han influido definitivamente en tu trayectoria.

Los ‘frikis’ de Cámara Abierta 2.0 estamos ‘condenados’ estos meses (hasta Julio) a comernos el coco sobre el futuro. Sobre lo que vendrá cuando nuestra querida “Güela” (como ella misma ha decidido autoapodarse) e irrepetible referente Georgina Cisquella se pre-jubile y nos deje huérfanos. En mi caso, coincido plenamente con Marta en cada palabra de su post. Como es obvio no se ha dado cuenta de que en este proceso, ella, a su modo, se ha convertido en otro referente.

Tras una agradable comida con mis compañeros en el comedor de ‘El Pirulí’, un servidor, como decía al principio, se ha puesto a hacer balance… Pienso en toda la gente que me ha ido ayudando a crecer como persona y como profesional. La lista es amplia y la guardo para otra ocasión si se tercia. Pero he querido ir al primero, al primer estímulo, al origen (al menos consciente).

¿En qué momento decidí que quería ser periodista? Tiene contexto y nombre propio. 1985: la agonía de la niña Omayra, atrapada en un charco de agua embarrada tras la erupción del volcán Nevado del Ruíz, en Colombia. EVARISTO CANETE (Reportero gráfico e histórico de los Servicios Informativos de RTVE) lo graba, lo cuenta. Su reportaje me atraviesa. Tenía 13 años y hasta ese día de mayor quería ser negro (como suena) y defensa del Atleti. También es cierto que por entonces colaboraba en un programa infantil de radio (Forma100 - Pozuelo) de la mano del 'experto' David Readman; ya andaba seducido por los medios de comunicación. Ese mismo día supe que lo mío iba a ser el periodismo. La mirada de Omayra no se borrará jamás de mi mente...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que en Cámara Abierta 2.0 lo estáis haciendo muy bien. Es un programa diferente, por formato y por contenidos y también por el presentador. Nada es corriente en el programa. Enhorabuena a todos
Dani Seseña ha dicho que…
El problema de los comentarios anónimos es que se pueden volver en mi contra. Porque más de uno podría pensar que los ha escrito un servidor. En cualquier caso, gracias por comentar.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e