Ir al contenido principal

ESPAÑA SE ROMPE... EN EL TAXI

Hace unas horas que me he cogido un taxi y vengo muy sorprendido... Por qué. Os lo cuento. Antes os describo el paisaje que será el detonante de la historia. Estamos parados en un semáforo (Alberto Alcocer con el Paseo del Castellana) y nuestra derecha una madre gitana y su hijo intentan coger un taxi, parece que sin éxito. Nadie los para. Se abre el semáforo y nos vamos. Tras el primer minuto de silencio, el conductor decide arrancarse: “La verdad, yo no es por ser racista, pero no suelo subir gitanos al coche. Un día se bajaron sin pagar, otro me robaron”. Hasta aquí todo normal. Sus palabras parecían moderadas, en efecto no había racismo en ellas, sino reacción por la experiencia con un determinado grupo de gente. Así pues le apoyé con un: “Normal”.

Pasado otro minuto, nos paramos en otro semáforo (Sor Ángela de la Cruz con Orense). A nuestra izquierda dos amigos marroquíes cruzan la calle. La conversación entre el taxista y yo no había ido a más, pero aquí comenzó el monólogo fuerte. Me dice: “Pues qué le voy a decir, a mí estos moros no me gustan, son un atajo de vagos que ya me gustaría verles trabajar de verdad (...) ¿No vio el otro día en la tele cómo les sacaban robando en la Puerta del Sol? (...) ¡Qué cabrones!”...

Yo no podía reaccionar. Me pilló espeso, porque ante unas palabras así suelo contestar. Pensé un poco, respiré. Pero él seguía a la suya y no paraba de introducir la coletilla: “Y de verdad que no soy racista”. Continuaba contando (ya iba por el 8), oyéndole, respirando, pero ya no escuchaba el discurso Losanto-COPEtista de siempre. “A mí cuando un sudamericano de esos, me viene...”. Bla bla bla... Ahora ya, ni le escucho...

REACCIÓN


Cuando estamos a la altura de Emilio Castelar miro a mi izquierda y me encuentro la señal (la tenéis en la imagen). Por fin reacciono. En una reflexión fugaz me dije para mis adentros: ¿Voy a discutir con éste señor? ¡Al contrario! Entonces es cuando empieza mi show y le contesto: ¿Sabe qué le digo? Que es usted un blando... Mire, yo a esta panda de hijos de puta les llevaba, no a un penal, sino al paredón... Sí, al mismo sitio al que habría que llevarse a todos los rojos de mierda, a los maricones y a los apestosos negros. Si José Antonio viviera, no el puto blando paleto de Franco, se iba a enterar esta gentuza... como el Zapatero y sus ministras de pacotilla. ¡Qué asco! ¡Rojos de mierda! Y así termina mi monólogo.

Se hizo el silencio... Y segundos después me dice el taxista: Bueno, ¿tampoco es eso, no?

Comentarios

Diana ha dicho que…
Hola
Caray!. vaya reacción!
Loque daría yo por ver el careto del taxista!
Seguro que empezó a dejar un olor un poco molesto!
De verdad que me encantaría verle la cara
Se lo ganó, bien por tí niño!
No sé cómo es tu físico, pero me gustaría que fueras alto, formido y con tu pelo rapado!
Al taxista se le habría quitado las ganas de seguir con su perorata.
Un biquiño desde galicia.
Dani Seseña ha dicho que…
Bueno, también me sorprendí yo de mi reacción. En el post sólo está la parte suave. El taxista era más desagradable de lo que le he descrito. Sólo me quedaba esa opción si quería callarle. También podía haber optado por callame yo, pero no pude.

En fin, parece que ese día, el tipo reflexionó.
Gracias por comentar, Diana.
Un abrazo.
FJ ha dicho que…
Bueno, Daniel, a los taxistas siempre es mejor no llevarle la contraria... por lo que pueda pasar. Tengo la experiencia de que a la gente de provincias nos la juegan y nos sacan la pasta, así que es mejor darles la razón como a los locos. Y hasta luego lucas.

Saludos desde Granada
Paco

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e